Entra Ivanchuk en la nómina del Torneo Internacional de Linares

El sorpresivo cambio se debió a la retirada de Radjabov, luego de que a este le sustrajeran su ordenador. El cubano Bruzón era la segunda propuesta 

Autor:

Juventud Rebelde

Ivanchuk fue a Morelia para ofrecer un par de charlas a los niños y una sesión de partidas simultáneas, pero terminó enrolándose en el supertorneo Morelia-Linares. MORELIA, México.—Validando aquello de que más vale llegar a tiempo que ser invitado, el ucraniano Vasili Ivanchuk entró a conformar la selecta nómina de ocho concursantes en el XXIV Torneo Internacional de Linares, que a la vez es el II Morelia-Linares, debido a que la primera parte del certamen se juega en esta ciudad, capital del estado de Michoacán.

Sucede que el azerí Teimour Rdjabov, uno de los elegidos, declinó de pronto su participación. Radjabov y los demás jerarcas, con excepción de Topalov que está recién llegado aquí, fueron hospedados en el centro turístico de Pátzcuaro, a unos 30 kilómetros de aquí, para su aclimatación. De acuerdo con informaciones a las que pudo acceder este redactor, Radjabov se mostró inconforme con las habitaciones del hotel y luego de tres cambios consecutivos decidió abandonarlo.

Avanzada la noche del jueves, el azerí contactó con el Comité Organizador, comunicando que le había sido sustraído su ordenador y que en esas circunstancias no estaba en condiciones de jugar, a menos que recibiera una indemnización de 100 000 euros. Por supuesto que fue rechazada semejante condición.

Entonces se produjo una reunión urgente de los directivos y el periodista Arturo Xicoténcatl, quien forma parte de la organización en Morelia, hizo tres propuestas para sustituir a Radjabov: las de Ivanchuk, Bruzón y Tiviakov, por ese orden.

Consultado Ivanchuk, estuvo de acuerdo y luego fue aceptado por cada uno de los otros siete gladiadores del torneo: el búlgaro Veselin Topalov (2783), el indio Viswanathan Anand (2779), el húngaro Peter Leko (2749), el armenio Levon Aronian (2744), el noruego Magnus Carlsen (2690) y los rusos Alexander Morozevich (2741) y Peter Svilder (2728).

Así, curiosamente, en vez de mermar, el torneo gana en ELO, pues Radjabov tiene 2729 e Ivanchuk 2750, lo que le permite ocupar la quinta plaza del mundo. ¿Y qué hacía Ivanchuk en Morelia? ¿Acaso estaba como suplente? Pues usted concordará conmigo en que el ucraniano no es suplente de nadie. Entonces...

¿DE DÓNDE SALIÓ IVANCHUK?

Cuando los cubanos llegamos al aeropuerto de Ciudad México en la noche del 14 de febrero, junto con los anfitriones esperaba por nuestro arribo para hacer el viaje por carretera (como de La Habana a Sancti Spíritus) el doble ganador de los Capablanca y de los Carlos Torre, el ucraniano Vasili Ivanchuk. Cuando se juntaron todos los equipajes, pensé que «Chuky» no traía ninguno. Resultó ser que su maletín se confundía con el mío: era el «olímpico» de Cuba, con inscripción y todo.

Ivanchuk acudía a Morelia invitado por los organizadores para ofrecer un par de charlas a niños y una sesión de partidas simultáneas, como parte del Festival de Ajedrez de Morelia. Pero en el largo viaje se interesó mucho por el Torneo Abierto. Me hizo algunas preguntas, en español, y el Maestro Internacional (MI) mexicano (yucateco), Manuel León Hoyos, me comentó: Creo que está valorando entrar a jugar el abierto.

Cualquiera sabe que Ivanchuk es el más activo de los ajedrecistas de súper-élite, y como que ya tenía «picazón» por sentarse a jugar. Por eso estaba feliz en la noche del jueves. Estamos en el mismo hotel y me saludó con tanta efusividad a la medianoche que me sorprendí, y poco después entendí que estaba dando rienda suelta a su júbilo por entrar al torneo de Morelia-Linares, precisamente el de Linares, en el que ha hecho tanta historia. Ganó las ediciones de 1989, 1991 y 1995.

Cuando en nuestro viaje hacia esta colonial ciudad alguien preguntó si todos éramos cubanos y mexicanos, dije que casi, casi, porque Ivanchuk ya se sentía un poco cubano y otro poco yucateco, lo que fue sentidamente aprobado por el ucraniano. Le pregunté cuántos idiomas hablaba, motivado por una crónica reciente que leí en Internet, por la que supe que en el acto de clausura de un torneo en Turquía, Ivanchuk asombró al auditorio cuando se dirigió a los presentes... ¡en turco! Me contestó que perfecto solo ucraniano y ruso, pero que podía entenderse en... y ahí fue mencionado, según se iba acordando, y a poco estaba platicando en inglés con el árbitro internacional Serafín Chuit.

Como decía, Ivanchuk jugará en el supertorneo de Morelia-Linares, más «por llegar a tiempo que por ser invitado», lo que me recuerda una anécdota que no puedo citar en detalles porque no tengo mi archivo conmigo, pero sucedió hace cosa de dos décadas, años más o menos.

Mijail Tal, el bien llamado «Genio de Riga», siendo ya un veterano, acudió a un supertorneo en calidad de periodista, pero faltó una de las estrellas del momento, y le pidieron que ocupara un asiento en la sala de competencia: quedó entre los primeros. Todo un veterano en relación con los otros contendientes, Ivanchuk puede ser, como diría el colega Xico, «el caballo negro», ese de quien se puede esperar cualquier hazaña en la carrera, aunque no sea el favorito.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.