Ciclistas Armstrong y Contador prometen pelea

Para el año próximo, muchos prevén que el Tour de Francia será el escenario de batalla principal entre los destacados atletas

Autor:

Yurisander Guevara

Con bombo y platillos, hace poco más de 12 meses el ciclista estadounidense Lance Armstrong regresó a las competencias tras su abandono en 2005. Sin dudas, el siete veces campeón del Tour de Francia fue por esos días el «palo periodístico» en todos los medios, pues al retirarse de las carreteras había dejado una leyenda forjada.

Desde entonces se supo que la reaparición del norteamericano planteaba el duelo ante el español Alberto Contador, máxima figura del ciclismo mundial en carretera tras el retiro de Armstrong. Nadie esperó, sin embargo, que ambos pedalistas competirían en el mismo equipo, el Astana, de Kazajastán.

¿Quién sería la principal figura?, resonó la pregunta en todo el mundo. El técnico Johan Bruyneel dijo en aquel momento que la carretera tendría la última palabra, mientras Armstrong se mostró modesto y declaró a Contador como líder, aunque eso no significaba que él volvía para pasear.

Meses después, aunque no ganó nada importante en toda la temporada, el veterano ciclista de 38 años fue duodécimo en el Giro de Italia, antes de acabar tercero en el Tour. Allí puso en grandes aprietos a Contador durante tres semanas de desencuentros y pullas entre ambos.

A pesar de la presión y de ver a su propio equipo volcado con el «ilustre» recién llegado, Contador volvió a coronarse en la carrera más prestigiosa del mundo. Así se reafirmó como miembro del restringido club de ganadores en las tres grandes vueltas, tras sus victorias en el Tour (en 2007 ganó el primero), el Giro de Italia y la Vuelta a España en 2008.

El madrileño, quien acaba de cumplir 27 años, sufrió para vivir «el año más importante a nivel deportivo» de su vida, como reconoció hace unos días, cuando recibió el premio al mejor ciclista del año, otorgado por la Unión Ciclista  Internacional (UCI).

«Por los resultados y otras circunstancias de tensión permanente y de presión a las que he estado sometido, creo que ha sido la mejor temporada de mi vida», declaró Contador, quien decidió quedarse en el equipo Astana a pesar de la desbandada general.

Las diferencias entre los destacados atletas no culminaron en el paseo por los Campos Elíseos el día final del Tour, en tanto Armstrong anunciaba que crearía un equipo propio.

Tales declaraciones desembocaron un mes después en otro suceso llamado RadioShack, la nueva sexteta formada por el ciclista texano. Lo más selecto del Astana se pasó al RadioShack, equipo creado a la medida de Armstrong y del que será líder sin ambigüedad. En su nueva formación, el estadounidense piensa prolongar dos años más su carrera.

«Esta vez contaré con el mejor equipo del mundo. De los nueve corredores del Astana, ocho están aquí ahora. Me parece significativo», señaló Armstrong.

Igual de importante para el nuevo conjunto fue la adición como técnico de Johan Bruyneel, otro ex Astana que cambió de bando.

La novela entre Contador, referente del ciclismo actual, y Armstrong, vieja gloria que no ha dicho su última palabra, promete continuar con nuevos capítulos.

Para el año próximo, muchos prevén que el Tour de Francia será el escenario de batalla principal entre RadioShack y Astana. En cualquier caso, el ciclismo español demostró su buen momento este año, al dominar la clasificación mundial de la UCI.

Contador fue primero en el ranking, Alejandro Valverde segundo y el campeón olímpico Samuel Sánchez ancló en la tercera posición.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.