Entre el bufón y la Pulga - Deporte

Entre el bufón y la Pulga

El tenista serbio Novak Djokovic recibió el premio a la Personalidad Deportiva del año y Messi resultó electo Campeón de Campeones 2011

Autor:

Abdul Nasser Thabet

El año que casi culmina tuvo varias sorpresas al más alto nivel del show deportivo, por lo que la polémica siempre compró el tique de abordo en todos los rincones del orbe. Si bien algunos jugadores destacaron por encima de otros y el fanatismo, «para variar», fue protagónico en todo momento, cegando el juicio de no pocos seguidores y hasta especialistas, dos hombres aunaron la mayoría de los criterios a su favor.

En efecto, como ya suponen, me refiero al incombustible tenista serbio Novak Djokovic y al futbolista argentino del FC Barcelona Lionel Messi.

El balcánico no solo se coronó como el mejor exponente del deporte blanco en 2011, sino que rompió con el dominio «bidictatorial» del español Rafael Nadal y el suizo Roger Federer, que databa desde 2003.

Por ello, algunos de los más relevantes medios de comunicación del mundo le dieron su voto como el más grande entre todos los atletas de la recién concluida campaña.

Así, recibió el premio a la Personalidad Deportiva del año, distinción que otorga la cadena de noticias británica BBC.

El de Belgrado superó en el veredicto final a Messi y al alemán Sebastian Vettel, bicampeón del mundo en Fórmula 1.

Sin embargo, en la vida pocas veces existe la total conciliación y es muy difícil que en todos los rincones del mundo apoyen a un mismo atleta.

De tal manera, Messi resultó electo Campeón de Campeones 2011 por el diario deportivo francés L’Equipe, con un total de 807 puntos, aventajando al propio Djokovic (699) y a Vettel (255).

A este honor se le suma el ya conocido galardón otorgado por la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina.

Aún así, muchos esgrimen que lo hecho por el tenista serbio es más que suficiente para ganarse la condición de líder entre los líderes.

Mientras los cinco continentes se dividían entre amores por «la Pulga» y el correcaminos jamaicano Usain Bolt —quienes a pesar de su corta edad son dos de los más grandes atletas de la historia—, Djokovic sorprendió hasta a los marcianos con una de las mejores temporadas hilvanadas por un deportista.

El europeo conquistó tres de los cuatro Grand Slam de la campaña y finalizó en la cima del listado de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) por primera vez en su carrera, al escalar de la tercera posición a la primera. Fue el jugador número 16 en llegar a la cúspide de este escalafón desde su creación en 1973.

El atleta de 24 años le arrebató a Nadal el liderazgo del ranking mundial el pasado 4 de julio y concluyó el 2011 con marca de 70 triunfos, solo seis derrotas y un 92,10 por ciento de efectividad.

Djoker —como también se le conoce—, además de sus títulos en el Abierto de Australia, Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos, ganó cinco Masters Series (Indian Wells, Miami, Madrid, Roma y Montreal) y los torneos de Dubai y Belgrado.

Sus vitrinas se cuartearon algo cuando tropezó ante Federer en las semifinales del Roland Garros, diluyéndose en el polvo de ladrillo parisino una seguidilla de 43 triunfos al hilo. De esta forma quedó a un «pelotazo» de igualar al norteamericano John McEnroe por el récord del mejor inicio de temporada.

Pero esa derrota solo postergó su ascenso a la cima de la clasificación universal, a la que subió un par de semanas después, en Wimbledon, «destripando» al Rafa en la catedral del tenis.

Sin duda, este fue el año de Djokovic, con una sensacional marca de diez victorias y una sola derrota frente a Nadal y el suizo, así como un saldo de 21-4 ante tenistas del llamado top ten. Además, ganó diez títulos en todas las superficies.

Nada, que si una vez fue un segundón, reconocido en parte como «bufón» por sus bromas y burlas ante las cámaras, ahora ríe sentado en su trono. Claro, la picazón que ha dejado la Pulga Messi no se quita ni con la receta de un médico chino, así que el «chu chu chu» continúa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.