Pequeño bache en la autopista

El supercompleto cubano Erislandy Savón cedió en un cerrado duelo ante el británico Antonhy Jossua. El boxeo cubano buscará su sexto triunfo a través del ligero Yasniel Toledo, nuestro único representante en la cartelera de este jueves

 

Autor:

Raiko Martín

Londres.— A toda velocidad marchó la nave del boxeo cubano hasta el último combate de la noche de este miércoles. Muy cerca estuvo de amarrar su tercera velada perfecta en lo que va de torneo olímpico, pero en la ruta del supercompleto Erislandy Savón se interpuso en subcampeón mundial, anfitrión para más señas, y airoso en un cerrado veredicto que nos rompió el invicto.

Hasta ese momento todo era felicidad en la tropa dirigida por Rolando Aceval. Durante el cartel vespertino el campeón mundial de los pesos pluma, Lázaro Álvarez, se había encargado de desbrozar el camino triunfal, aunque en medio de la faena tuvo que pisar el acelerador para salir airoso por 21-15 frente a Joseph Díaz.

La guardia cerrada del estadounidense se convirtió en un incordio para el también monarca continental, quien tuvo que acudir a todo su arsenal para inclinar la balanza.

«Lo más importante es la confianza que me aporta este primer triunfo, en el que me sentí muy bien físicamente y pude mantener el ritmo», confesó Álvarez. Su próximo ascenso al encerado olímpico será frente al brasileño Robenilson Vieira de Jesús, quien llegará con los ánimos disparados después de dejar en la cuneta al conocido ruso Sergey Vodopianov.

Ya en la noche londinense el peso completo José Ángel Larduet aseguró su tránsito hacia el siguiente escalón sin la necesidad de completar los nueve minutos de su combate frente al iraní Alí Mazaheri.

El púgil santiaguero, medallista de bronce en el pasado mundial, había comenzado debajo en el marcador, castigado con una penalización por meter  la cabeza. Pero los repetidos agarrones de su oponente obligaron al principal a decretar su descalificación.

«Yo hubiese preferido completar los tres asaltos, pues ya me había adaptado al ambiente y estaba tomando mi ritmo de pelea. El rival era algo incómodo porque era más alto y tenía mayor alcance, pero estaba seguro que al final conseguiría el triunfo», comentó Larduet rumbo a los camerinos.

El fajador indómito, que también tiene en sus vitrinas un cetro mundial de la categoría juvenil, es consciente de que debe mejorar la precisión en el golpeo para el próximo compromiso frente al experimentado italiano Clemente Russo, beneficiado por la no presentación del angolano Tumba Silva.

Así, la Arena Sur 2 del complejo ExCel quedó lista para el espectáculo esperado por la mayoría de los presentes. El local superpesado Antonhy Jossua salía como favorito, pero su apretado triunfo por 17-16 sobre el guantanamero Savón puso en tensión a toda la sala.

El pleito comenzó sin grandes sobresaltos, y en los dos primeros asaltos los jueces le marcaron un punto de ventaja al británico, quien le saca dos palmos de físico al pugilista criollo.

En combates como estos los títulos y la algarabía suelen ser determinantes. Y bien sabía Erislandy que para aspirar a la victoria debía tirar infinitas veces más que su adversario. «Creo que hice mi mayor esfuerzo, y sentí que estaba preparado para la victoria», fueron sus consideraciones.

Ahora el boxeo cubano buscará su sexto triunfo a través del ligero Yasniel Toledo, único representante en la cartelera de hoy. El peleador agramontino escalará el cuadrilátero para enfrentar al chino Quiang Liu.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.