Yasniel Toledo aseguró su revancha

Este martes pueden crecer las medallas cubanas con el peso mosca Robeisys Ramírez, quien se batirá ante el anfitrión Andrew Selby

Autor:

Raiko Martín

Londres.— El peso ligero Yasniel Toledo es un boxeador al que le gusta estudiar a su adversario. Y aunque había salido airoso frente al kazajo Gani Zhailauov en tres ocasiones, el análisis volvió a ser vital para su nuevo triunfo por 19-11.

Le tocó al agramontino enderezar el rumbo de la nave tras el inmerecido «boquete» de la jornada anterior y cumplió. Se le vio mucho más suelto sobre el cuadrilátero, tomó la iniciativa desde el mismo primer asalto, y su disertación no dejó  margen a las interpretaciones.

«Me siento más preocupado cuando enfrento a rivales a los que ya he vencido anteriormente. Con esos corro el riesgo de confiarme, y eso puede ser muy peligroso», comentó con absoluta tranquilidad a los periodistas que nos acercamos a la zona mixta para conocer sus impresiones sobre el combate.

Sus precauciones surtieron efecto porque siempre estuvo por encima del adversario, aunque el juez sudcoreano —uno de los cinco encargados de la votación— increíblemente apreciara lo contrario. Tal vez no se percató de que los constantes UHHHH que salían del graderío eran generados por los mejores golpes conectados por el cubano.

Solo después de cumplida la faena, Toledo pensó en la trascendencia de su resultado, el cual se traduce en la segunda medalla de bronce asegurada por la escuadra cubana en el presente certamen olímpico.

«Es un buen resultado para cualquier boxeador que participa por primera vez en una competencia como esta. Me sentí muy bien físicamente, cumplí con el plan táctico que me indicaron mis entrenadores. Me dediqué a hacer mi pelea y estoy satisfecho», declaró consciente de que había lucido mejor que durante su estreno en el cuadrilátero de la Arena Sur 2, en el complejo ExCel de esta ciudad.

Así, todo quedó pactado la reedición del duelo que definió la corona de la división en el pasado Campeonato Mundial a favor del ucraniano Vasyl Lomachenko, quien no afrontó mayores contratiempos para aventajar por 14-9 al boricua Félix Verdejo.

Las expectativas de esta revancha son grandes. Toledo reconoce la calidad de su futuro rival, pero se siente listo para aprovechar su nueva oportunidad. «Será una final adelantada, y lo que puedo decir es que haré todo lo que pueda para mejorar el color de esta medalla», declaró antes de salir rumbo a los camerinos.

Su entrenador Julio Mena también espera una gran batalla de su pupilo. «No es el mismo Toledo de hace un año. Ha madurado más y mejorado mucho. El ucraniano no es invencible y allí arriba tendrá que pelear muy bien», comentó el estratega.

El esperado enfrentamiento está pactado para el venidero viernes, pero antes de eso otros púgiles cubanos tendrán la misión de aumentar el botín, que puede crecer hoy si el peso mosca Robeisys Ramírez se muestra categóricamente superior frente al anfitrión Andrew Selby.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.