Impronta de ojos rasgados

Nakamura ganó por segunda ocasión consecutiva el Chess Challenge, cuya quinta edición se celebró en Zúrich

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Al parecer el GM estadounidense Hikaru Nakamura (2 787de Elo) le ha cogido el gusto a la ciudad suiza de Zúrich. Allí se siente cómodo, como en casa, y eso lo manifestó al ganar por segunda ocasión consecutiva el Chess Challenge, cuya quinta edición se celebró durante el pasado fin de semana en esa urbe, con la presencia de seis Grandes Maestros de la élite mundial, entre ellos cuatro incluidos en el quinteto de avanzada del ranking del orbe.

Este evento, con Elo promedio de 2 774 puntos y categoría XXI según el rango de la FIDE, tuvo un desenlace que provocó crispación entre los presentes y los propios jugadores, similar a lo ocurrrido en la versión precedente. Entonces hubo alta dosis de suspense al decidirse con la famosa partida Armagedón.

En esta ocasión, Nakamura concluyó la justa empatado con su similar indio Viswanathan Anand (2 784) con 10,5 puntos, pues ambos terminaron abrazados con siete unidades las cinco rondas de partidas rápidas (a cinco minutos), y con 3,5 rayas en igual cantidad de rondas, pero en la modalidad blitz o relámpago (a tres minutos).

Es por ello que se tuvo que decidir el campeón por el sistema de desempate Sonneborn-Berger, que consiste en la suma de los puntos de los rivales a los que se derrotó y la mitad de las unidades de los jugadores con los que se entabló. De esta forma, el estadounidense culminó con 22,75 y el indio con 21,75, mientras la tercera plaza fue para el ruso Vladimir Kramnik (2 801 y 9,5 unidades en el evento). En los tres restantes puestos quedaron el holandés Anish Giri (2 798 y 5,5), el armenio Levon Aronian (2 792 y 5,5) y el letón Alexei Shirov (2 684 y 3,5).

Según las reglas del torneo, el ganador de cada partida rápida sumó dos unidades a la puntuación general y el perdedor se fue en blanco. En caso de empate, ambos fueron premiados con un punto. En el torneo de Blitz, el sistema cambió: el vencedor conquistó un punto, este se dividió después de cada empate, y el derrotado observó su casilla invariable.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.