Dudas del idioma
Buscar por letras: Todas - ¡ ¿ " * 2 5 A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Respuestas a las preguntas

palabras claves: CH, abecedario, h, x, alfabeto, letras, w

raida labrada tores preguntó:

Las letras h, w y x forman parte del abecedario actual del español que  está formado por las veintisiete letras siguientes: a,A b,B c,C d,D e,E f,F g,G, h,H i,I, j,J k,K l,L m,M n,N ñ,Ñ o,O p,P q,Q, r,R s,S t,T u,U v,V w,W x,X y,Y  z,Z. Sobre los dígrafos ch y ll señala la Ortografía de la lengua  española (RAE y ASALE, 2010:65) que dejan de ser considerados letras  del abecedario español, lo que no significa que desaparezcan de su  sistema gráfico. El cambio consiste en reducir el alfabeto a sus  componentes básicos, pues los dígrafos son combinaciones de dos letras que ya están incluidas, de manera individual, en el abecedario.  (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: letra h, h

Rolando preguntó:

La h es la novena letra del abecedario español, y octava del orden  latino internacional. Su nombre es hache. En la lengua general no  representa sonido alguno. Suele aspirarse en la dicción de algunas  zonas españolas y americanas y en determinadas voces de origen  extranjero (Diccionario de la lengua española, RAE, 2001). Según la  Ortografía de la lengua española (RAE y ASALE, 2010: 142-144) "a  pesar de carecer de valor fónico en la mayoría de las palabras que  conforman el léxico del español, la h se ha mantenido en nuestro  sistema ortográfico por razones etimológicas o de uso tradicional  consolidado". La mayoría de las haches que aparecen en las palabras  españolas se deben a la presencia de esta letra en su étimo latino,  ej. hábil

palabras claves: letra h, h

Rolando preguntó:

Sobre la letra h señala la Ortografía de la lengua española (RAE y  ASALE, 2010:142-145) que a pesar de carecer de valor fónico en la  mayoría de las palabras que conforman el léxico del español, se ha  mantenido en nuestro sistema ortográfico por razones etimológicas o  de uso tradicional consolidado. La h representaba originariamente en  latín un fonema aspirado pronto desaparecido, aunque siguió  manteniendo su reflejo en la escritura. Así, la mayoría de las  haches que aparecen en palabras españolas se debe a la presencia de  esta letra en su étimo latino (aunque en el propio latín la h no  representara ya sonido alguno desde comienzos de la época imperial):  anhelar (del lat. anhelare), exhibir (del lat. exhibere). Otro numeroso  grupo de haches en español se debe a la conservación en la escritura  de la h- procedente de la antigua aspiración de la f- inicial latina  ante vocal, característica del español medieval: hacer (del lat.  facere), harina (del lat. farina). Destaca también la Ortografía que hay unos cuantos casos de haches  antietimológicas en voces procedentes del latín, cuyo étimo en esa  lengua no contiene ni h- ni f-, como ocurre en henchir (del lat.  implere), hinchar (del lat. inflare) o hallar (del esp. med. fallar,  procedente a su vez del lat. afflare). Entre ellas cabe citar las que  provienen de voces latinas con g- inicial, como helar (del lat. gelare),  hermano (del lat. germanus), hielo (del lat. gelu) o hinojo “rodilla”  (del lat. genuculum). Tienen también justificación etimológica las  haches iniciales que aparecen en voces tomadas del griego o formadas con  raíces o elementos compositivos de origen griego, como hemi-, hidro-,  hiper-, etc., en las que la h- transcribe el llamado espíritu áspero, signo ortográfico que, en forma de coma abierta hacia la  derecha, se escribe en griego sobre vocales iniciales para indicar su  pronunciación aspirada en esa lengua, aunque en español esta h-  siempre es muda. También son antietimológicas las numerosas haches  presentes en préstamos de diverso origen —sobre todo el árabe, pero  también de otras muchas lenguas— que contienen esta letra en su  grafía originaria o en su transcripción al alfabeto latino. En la  mayoría de los casos estas haches suelen representar sonidos aspirados  en la lengua de origen. Otro grupo de haches del español responde a  razones histórico-gráficas consolidadas por el uso, y no a razones  etimológicas. Se trata de la h que se escribe, salvo en contadas  excepciones, delante de los diptongos /ua/, /ue/, /ui/: huelga, huir,  deshuesar, parihuela. (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: haber, habemos

Ania Rojas Pérez preguntó:

Lo correcto es decir: somos o estamos dos. El verbo haber además de su función como verbo auxiliar para formar, seguido del participio de un verbo, los llamados tiempos compuestos de este (he olvidado) se emplea como impersonal para denotar la presencia o existencia de lo designado por el sustantivo que lo acompaña y que va normalmente pospuesto al verbo: Hay alguien esperándote; Había un taxi en la puerta.

Esta construcción carece de sujeto, por tanto es impersonal y, el sustantivo pospuesto desempeña la función de complemento directo. Lo más apropiado, entonces, es que el verbo permanezca en singular, aun cuando el sustantivo que aparezca en la frase sea plural; pues la concordancia con el verbo la determina el sujeto.

Señala el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005) que así sucede en el uso culto mayoritario, especialmente en la lengua escrita, tanto en España como en América y, aunque es uso extendido pluralizar el verbo en el habla informal de muchos países de América y España, especialmente entre catalanes, se debe seguir utilizando el verbo como impersonal.

Sobre el uso particular de la forma verbal conjugada habemos, destaca el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005): La primera persona del plural del presente de indicativo es hemos, y no la arcaica habemos, cuyo uso en la formación de los tiempos compuestos es hoy un vulgarismo propio del habla popular.

Precisamente por su carácter impersonal, solo puede conjugarse en tercera persona del singular, de modo que si se desea expresar la presencia de primeras o segundas personas, no debe utilizarse, en la lengua culta, el verbo haber, aunque a veces se haga así en la lengua popular, recurriendo, para la primera persona del presente de indicativo, a la forma habemos: ej. ¿Cuántos habemos en la fiesta? Debió haberse dicho ¿Cuántos estamos/somos en la fiesta? (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: habemos, casimente, estamos, somos

Alain preguntó:

La voz casimente aparece registrada en el Diccionario de americanismos (2010) con la siguiente definición:

casimente. 1. adv. (Rep. Dom.) Casi, por poco. // 2. (Hond.) De este modo, de esta manera. (rural). // 3. (Hond.) Más bien, en verdad. // 4. (Hond. y Rep. Dom.) Aproximadamente. // 5. (Hond.) Por casualidad.

En cuanto a la voz habemos, no es correcto su uso en lugar de somos o estamos. El verbo haber, además de su función como verbo auxiliar para formar los llamados tiempos compuestos del verbo (he olvidado), se emplea como impersonal para denotar la presencia o existencia de lo designado por el sustantivo que lo acompaña y que va normalmente pospuesto al verbo: ej. Hay alguien esperándote; Había un taxi en la puerta.

Esta construcción carece de sujeto, por tanto el verbo solo puede conjugarse en tercera persona del singular aun cuando el sustantivo que aparezca en la frase sea plural; pues la concordancia con el verbo no la determina el complemento directo. Señala el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005) que aunque es uso extendido pluralizar el verbo en el habla informal de muchos países de América y España, especialmente entre catalanes, se debe seguir utilizando el verbo como impersonal.

Por tanto, si se desea expresar la presencia de primeras o segundas personas, no debe utilizarse, en la lengua culta, el verbo haber, aunque a veces se haga así en la lengua popular, recurriendo, para la primera persona del presente de indicativo, a la forma habemos: ej. en lugar de ¿Cuántos habemos en la fiesta? Debió haberse dicho ¿Cuántos estamos/somos en la fiesta? (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: habemos

Lissette preguntó:

Cuando se hace referencia a las personas que se encuentran en un lugar, lo correcto es decir: somos o estamos, ej. Estamos dos personas en la habitación. El verbo haber además de su función como verbo auxiliar para formar, seguido del participio de un verbo, los llamados tiempos compuestos de este (he olvidado) se emplea como impersonal para denotar la presencia o existencia de lo designado por el sustantivo que lo acompaña y que va normalmente pospuesto al verbo: ej. Hay alguien esperándote; Había un taxi en la puerta. Esta construcción carece de sujeto, por tanto es impersonal y, el sustantivo pospuesto desempeña la función de complemento directo.

Lo más apropiado, entonces, es que el verbo permanezca en singular, aun cuando el sustantivo que aparezca en la frase sea plural; pues la concordancia con el verbo la determina el sujeto.

Señala el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005) que así sucede en el uso culto mayoritario, especialmente en la lengua escrita, tanto en España como en América y, aunque es uso extendido pluralizar el verbo en el habla informal de muchos países de América y España, especialmente entre catalanes, se debe seguir utilizando el verbo como impersonal.

Sobre el uso particular de la forma verbal conjugada habemos, destaca el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005): La primera persona del plural del presente de indicativo es hemos, y no la arcaica habemos, cuyo uso en la formación de los tiempos compuestos es hoy un vulgarismo propio del habla popular.

Precisamente, por su carácter impersonal, solo puede conjugarse en tercera persona del singular, de modo que si se desea expresar la presencia de primeras o segundas personas, no debe utilizarse, en la lengua culta, el verbo haber, aunque a veces se haga así en la lengua popular, recurriendo, para la primera persona del presente de indicativo, a la forma habemos: ej. *¿Cuántos habemos en la fiesta? Debió haberse dicho ¿Cuántos estamos/somos en la fiesta? (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: habemos, hemos

María Aguilera preguntó:

Sobre el uso de la forma verbal conjugada *habemos, del verbo haber, destaca el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005): La primera persona del plural del presente de indicativo es hemos, y no la arcaica *habemos, cuyo uso en la formación de los tiempos compuestos es hoy un vulgarismo propio del habla popular. Precisamente por su carácter impersonal, solo puede conjugarse en tercera persona del singular, de modo que si se desea expresar la presencia de primeras o segundas personas, no debe utilizarse, en la lengua culta, el verbo haber, aunque a veces se haga así en la lengua popular, recurriendo, para la primera persona del presente de indicativo, a la forma habemos: ej. *¿Cuántos habemos en la fiesta? Debió haberse dicho ¿Cuántos estamos/somos en la fiesta? (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: haber, habemos

Ania Rojas Pérez preguntó:

Lo correcto es decir: somos o estamos dos. El verbo haber además de su función como verbo auxiliar para formar, seguido del participio de un verbo, los llamados tiempos compuestos de este (he olvidado) se emplea como impersonal para denotar la presencia o existencia de lo designado por el sustantivo que lo acompaña y que va normalmente pospuesto al verbo: Hay alguien esperándote; Había un taxi en la puerta.

Esta construcción carece de sujeto, por tanto es impersonal y, el sustantivo pospuesto desempeña la función de complemento directo. Lo más apropiado, entonces, es que el verbo permanezca en singular, aun cuando el sustantivo que aparezca en la frase sea plural; pues la concordancia con el verbo la determina el sujeto.

Señala el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005) que así sucede en el uso culto mayoritario, especialmente en la lengua escrita, tanto en España como en América y, aunque es uso extendido pluralizar el verbo en el habla informal de muchos países de América y España, especialmente entre catalanes, se debe seguir utilizando el verbo como impersonal.

Sobre el uso particular de la forma verbal conjugada habemos, destaca el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005): La primera persona del plural del presente de indicativo es hemos, y no la arcaica habemos, cuyo uso en la formación de los tiempos compuestos es hoy un vulgarismo propio del habla popular.

Precisamente por su carácter impersonal, solo puede conjugarse en tercera persona del singular, de modo que si se desea expresar la presencia de primeras o segundas personas, no debe utilizarse, en la lengua culta, el verbo haber, aunque a veces se haga así en la lengua popular, recurriendo, para la primera persona del presente de indicativo, a la forma habemos: ej. ¿Cuántos habemos en la fiesta? Debió haberse dicho ¿Cuántos estamos/somos en la fiesta? (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: haber, hayan, haigan

Jorge Suárez preguntó:

La forma correcta es hayan. Esta voz se refiere a la tercera persona del plural del tiempo presente del modo subjuntivo del verbo haber. Señala el Diccionario Panhispánico de Dudas de la RAE (2005) que hoy son ajenas a la norma culta las formas de presente de subjuntivo haiga, haigas, etc., en lugar de haya, hayas, etc. (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: haber, hubieron, hubo

Iván B. Valdés preguntó:

La forma verbal hubieron es la que corresponde a la tercera persona del plural del pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo del verbo haber: hube, hubiste, hubo, hubimos, hubisteis, hubieron. Esta forma verbal se emplea, correctamente, en los casos siguientes:

1. Para formar, seguida del participio del verbo que se está conjugando, la tercera persona del plural del tiempo compuesto denominado pretérito anterior o antepretérito de indicativo: hubieron terminado, hubieron comido, hubieron salido. Este tiempo indica que la acción denotada por el verbo ha ocurrido en un momento inmediatamente anterior al de otra acción sucedida también en el pasado: Cuando todos hubieron terminado, se marcharon a sus casas; Apenas hubieron traspasado el umbral, la puerta se cerró de golpe. En el uso actual, este tiempo verbal aparece siempre precedido de nexos como cuando, tan pronto como, una vez que, después (de) que, hasta que, luego que, así que, no bien, apenas. Prácticamente no se emplea en la lengua oral y es hoy raro también en la escrita, pues en su lugar suele usarse, bien el pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo (Cuando todos terminaron, se marcharon a sus casas), bien el pretérito pluscuamperfecto o antecopretérito de indicativo (Apenas habían traspasado el umbral, la puerta se cerró de golpe).

2. Como forma de la tercera persona del plural del pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo de la perífrasis verbal haber de + infinitivo, que denota obligación o necesidad y equivale a la más usual hoy tener que + infinitivo: El director y su equipo hubieron de recorrer muchos lugares antes de encontrar los exteriores apropiados para la película. Se considera incorrecto el uso de la forma hubieron cuando el verbo haber se emplea para denotar la presencia o existencia de personas o cosas, pues con este valor haber es impersonal y, como tal, carece de sujeto (el elemento nominal que aparece junto al verbo es el complemento directo) y se usa solo en tercera persona del singular. Son, pues, incorrectas oraciones como *Hubieron muchos voluntarios para realizar esa misión o *No hubieron problemas para entrar al concierto; debe decirse Hubo muchos voluntarios para realizar esa misión o No hubo problemas para entrar al concierto. (Depto. Lingüística, ILL)

¿ Cómo funciona ?
Envíenos su duda
Responden
  • Ailyn Figueroa
  • Alianet Díaz
  • Kelly Linares
  • Claudia Torras
  • Aurora Camacho
  • Yurelkys Palacio
  • Claudia Sánchez
  • Elisa García