Reitera padre de víctima del terrorismo contra Cuba que se haga justicia

El italiano Giustino Di Celmo rendirá tributo de recordación a su hijo, criminalmente ultimado en un acto terrorista contra Cuba el 4 de septiembre de 1997

Autor:

Juventud Rebelde

Giustino Di Celmo en marcha del pueblo combatiente a favor de la vida y la paz del pueblo de Cuba y de Estados Unidos. Foto: Franklin Reyes «A nueve años del asesinato de mi hijo Fabio, ocurrido por una bomba de la CIA que mandó a poner Luis Posada Carriles, y desde la tierra italiana donde reposan sus restos desde 1997, le envío al Comandante en Jefe Fidel Castro un deseo de que se mejore rápido y un saludo al pueblo cubano que me ha acogido como a un hijo más».

A las 4:30 p.m. de este sábado —hora de Cuba—, Giustino Di Celmo llamó al periódico, vía telefónica, directamente desde Génova, lugar donde el menor de sus hijos nació en 1965, y muy cerca del cementerio de Arenzano donde está sepultado, adonde acudirá mañana para rendirle tributo de recordación.

«Hace poco más de un mes que volé a mi patria natal para pasar unas vacaciones y reunirme con mi esposa Ora Bassi y mis otros dos hijos, Tiziana y Livio, quienes nacieron en Burzaco, provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1956 y 1958, respectivamente, cuando yo estuve allí alrededor de diez años.

«Como se conoce, Cuba es mi segunda patria y yo soy uno de esos hombres oriundos de otros países que cometen el grave delito de romper el bloqueo inhumano impuesto por el país más poderoso del mundo a esta pequeña, pero heroica isla», sentenció.

Aclaró que en 1992 Fabio llegó con él a esta tierra caribeña, porque ambos conocían las dificultades materiales y los sufrimientos que el imperialismo ha provocado a esta valiente y luchadora nación.

En junio de 1998, Giustino solicitó al síndico de la comunidad italiana de Arenzano autorización para colocar una tarja conmemorativa en el panteón donde se encuentran los restos de su hijo, donde se dice: «Una bomba americana asesina apagó la vida del joven Fabio Di Celmo. El gobierno cubano y el padre en perenne memoria».

«Sigo esperanzado en que se haga justicia por la muerte de mi muchacho. No pido venganza, pero no concibo que Luis Posada Carriles, uno de los mayores terroristas, vaya a caminar tranquilo por las calles de Estados Unidos, mientras cinco hermanos cubanos, verdaderos héroes antiterroristas, permanecen en cárceles de la nación que se autoproclama antiterrorista».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.