Un millón de manifestantes piden renuncia del gobierno libanés

El jeque Hassan Nasralah, líder del movimiento chiita Hizbolá, calificó de "incompetente" al gobierno de Beirut, apoyado por Estados Unidos y la Unión Europea

Autor:

Juventud Rebelde

A la protesta en Beirut, siguió una «sentada» hasta que renuncie el primer ministro. Foto: AP BEIRUT, diciembre 1.— Al menos uno de cada cuatro libaneses participó este viernes en la multitudinaria manifestación convocada en Beirut por el movimiento chiita Hizbolá y otras fuerzas políticas para pedir la renuncia del gobierno del primer ministro, Fuad Siniora, apoyado por Estados Unidos y la Unión Europea.

Según ANSA, desde la noche del viernes, unas 50 000 personas iniciaron una «sentada simbólica ininterrumpida», para bloquear los accesos a la sede gubernamental.

Entre un millón y un millón y medio de seguidores de los partidos chiitas Hizbolá y Amal, junto a los seguidores del dirigente cristiano opositor Michel Aoun, del Movimiento Patriótico Libre, en un país de menos de cuatro millones de habitantes, colmaron la Plaza Riad al-Solh.

El jueves, el jeque Hassan Nasralah, líder de Hizbolá, calificó al gobierno de Siniora de «incompetente» y le señaló que no ha materializado sus compromisos.

Por su parte, el general Aoun invitó al primer ministro Siniora y sus ministros a renunciar para ceder el poder a un «gobierno de unidad nacional».

Aoun acusó al gobierno de Siniora de ser «ilegítimo» —luego de la renuncia hace 20 días de seis ministros de Hizbolá— y de «haber hecho de la corrupción su línea de conducta».

Siniora había dicho el jueves por la noche que «solo el parlamento puede hacer caer el gobierno».

Mientras tanto, la multitud coreaba consignas contra el «gobierno del embajador (Jeffry) Feltman», representante de Estados Unidos en Líbano.

Según EFE, los manifestantes llevan banderas libanesas y pancartas, algunas de ellas con los lemas «No queremos un gobierno que se venda» y «Queremos un gobierno de unidad nacional, un gobierno libanés».

Una vez finalizado el acto multitudinario, Hizbolá y otras fuerzas iniciaron la «sentada simbólica ininterrumpida», una vigilia de cerca de 50 000 personas que prometen mantener cada noche hasta que Siniora renuncie.

La complicada situación del país se profundizó tras el asesinato del ministro de Industria, Pierre Gemayel, cristiano maronita, el 21 de noviembre.

Hizbolá condenó el asesinato de Gemayel y advirtió que fue cometido por quienes desean empujar al país a una guerra civil.

Oficiales militares de Israel citados este viernes por el diario Jerusalem Post, opinaron que si Hizbolá y otras formaciones de la oposición logran desplazar al gobierno de Beirut, puede estallar una guerra de Tel Aviv contra el partido de Nasralah.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.