Declaración sobre los propósitos y principios y el papel del Movimiento De Países No Alineados en la coyuntura internacional actual - Internacionales

Declaración sobre los propósitos y principios y el papel del Movimiento De Países No Alineados en la coyuntura internacional actual

XIV Conferencia Cumbre de Jefes de Estado o de Gobierno del MNOAL, La Habana, Cuba, 11 al 16 de septiembre de 2006 Especial de JR sobre el MNOAL

Autor:

Juventud Rebelde

 PARTE I- PROPÓSITOS Y PRINCIPIOS

1. Los Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), reunidos en La Habana, Cuba, del 15 al 16 de septiembre de 2006, en ocasión de la XIV Cumbre, reafirmaron su compromiso con los ideales, principios y propósitos fundacionales del Movimiento y con los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas.

2. Afirmaron su plena convicción de que la XIV Cumbre del MNOAL se celebró en medio de una coyuntura internacional en extremo compleja. En el plano político, se necesita promover la creación de un orden mundial multipolar, basado en el respeto a la aplicación de los principios del derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas y el fortalecimiento del multilateralismo. En el plano económico, el subdesarrollo, la pobreza, el hambre y la marginación se han visto agravados como consecuencia del proceso de globalización en curso, empeorando los desequilibrios estructurales y las desigualdades que afectan al orden económico internacional. La seguridad y el bienestar de nuestras naciones enfrentan desafíos sin precedentes.

3. Reafirmaron que el desarrollo, la paz, la seguridad y los derechos humanos se refuerzan mutuamente y destacaron el derecho de los pueblos al bienestar y a vivir con dignidad.

4. Reiteraron que los principios y propósitos del MNOAL conservan plena vigencia y validez. Expresaron su firme convicción de que la no existencia de dos bloques antagónicos en ningún caso disminuye la necesidad de fortalecer el MNOAL como mecanismo para la coordinación política de los países en desarrollo. Resulta imprescindible, como nunca antes, que nuestras naciones se mantengan unidas, firmes y asuman un elevado activismo para enfrentar con éxito el unilateralismo y el intervencionismo.

5. Al propio tiempo, concordaron en que la existencia de retos cuantitativa y cualitativamente más complejos que aquellos que encaró el Movimiento en el momento de su creación, obligan a todos los miembros a adoptar medidas para revitalizar y fortalecer los propósitos, principios, estructuras, mecanismos y métodos de trabajo del Movimiento. Al respecto, reconocieron que sigue siendo imprescindible fortalecer y revitalizar el MNOAL, como se acordó durante la XIII Cumbre, celebrada en Kuala Lumpur, Malasia, en febrero de 2003. La Declaración de Kuala Lumpur sobre la continuación de la revitalización del MNOAL conserva absoluta vigencia y validez, y constituye un marco de referencia fundamental para la continuidad de este proceso.

6. Reafirmaron su voluntad política de fortalecer el Movimiento de Países No Alineados. Uno de sus principales objetivos es asegurar que el Movimiento sea un mecanismo dinámico y efectivo para la coordinación, cooperación, representación y defensa de los intereses y prioridades de sus miembros. Para ello, acordaron fortalecer la acción concertada, la unidad y la solidaridad entre todos sus miembros, sobre la base del respeto a la diversidad y soberanía, factores imprescindibles en la reafirmación de la identidad y la capacidad del Movimiento de influir en las relaciones internacionales.

7. Subrayaron la necesidad de promover activamente el liderazgo del MNOAL en la coordinación de los esfuerzos de los Estados Miembros para enfrentar las amenazas a nivel mundial, como la delincuencia transnacional organizada, el problema mundial de la droga, incluido el tráfico ilícito de drogas, el tráfico de personas, el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras, y el terrorismo, mediante la formación de estrategias exitosas con arreglo a los instrumentos pertinentes de las Naciones Unidas.

8. Inspirados en los principios de Bandung y en los propósitos que dieron origen al MNOAL en la Cumbre de Belgrado, en 1961, los Jefes de Estado y de Gobierno de las naciones miembros del Movimiento de Países No Alineados, reunidos en La Habana, declararon que los Propósitos del Movimiento en la actual coyuntura internacional son:

a. Promover y reforzar el multilateralismo y fortalecer el papel central que deben desempeñar las Naciones Unidas en este sentido.

b. Servir de foro de concertación política de los países en desarrollo para promover y defender sus intereses comunes en el sistema de relaciones internacionales.

c. Fomentar la unidad, la solidaridad y la cooperación entre los países en desarrollo sobre la base de valores compartidos y prioridades consensuadas.

d. Defender la paz y la seguridad internacionales y lograr por medios pacíficos la solución de todos los conflictos, de conformidad con los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y del derecho internacional.

e. Fomentar relaciones de amistad y de cooperación entre todas las naciones basadas en los principios del derecho internacional, en particular, de aquellos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas.

f. Promover y alentar el desarrollo sostenible, mediante la cooperación internacional y a tal fin coordinar mancomunadamente la aplicación de estrategias políticas que potencien y garanticen la participación plena en las relaciones económicas internacionales de todos los países, ricos y pobres, en igualdad de condiciones y con oportunidades iguales pero responsabilidades diferenciadas.

g. Alentar el respeto, el disfrute y la protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales para todos, sobre la base de los principios de universalidad, objetividad, imparcialidad y no selectividad, evitando la politización en materia de derechos humanos, garantizando así que todos los derechos humanos individuales y colectivos, incluido el derecho al desarrollo, se promuevan y protejan equilibradamente.

h. Promover la coexistencia pacífica entre las naciones, independientemente de sus sistemas políticos, sociales o económicos.

i. Condenar toda manifestación de unilateralismo e intento de ejercer dominación hegemónica en las relaciones internacionales.

j. Coordinar acciones y estrategias para enfrentar de consuno las amenazas a la paz y la seguridad internacionales, incluidas las amenazas de uso de la fuerza y actos de agresión, colonialismo y ocupación extranjera, y otras violaciones de la paz por un país o grupo de países.

k. Promover el fortalecimiento y la democratización de las Naciones Unidas, asignándole a la Asamblea General el papel que le corresponde de conformidad con las funciones y poderes definidos en la Carta y promover la amplia reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que éste pueda cumplir con transparencia y justeza el papel que le otorga la Carta, como responsable primordial del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

l. Continuar luchando por el logro del desarme nuclear universal y no discriminatorio y por el desarme general y completo bajo un estricto y eficaz control internacional, y en este contexto, trabajar con miras a lograr un acuerdo sobre la elaboración de un programa gradual para la eliminación total de las armas nucleares dentro de un plazo determinado, prohibir su desarrollo, producción, adquisición, ensayos, almacenamiento, transferencia, uso o amenaza de uso y prever su destrucción.

m. Combatir y condenar la clasificación de los países como buenos o malos sobre la base de criterios unilaterales e injustificados, y la adopción de la doctrina del ataque preventivo, incluido el ataque con armas nucleares, lo cual es incompatible con el derecho internacional, en particular con los instrumentos internacionales jurídicamente vinculantes relacionados con el desarme nuclear, y combatir y condenar, además, las acciones militares unilaterales, o el uso de la fuerza o la amenaza del uso de la fuerza contra la soberanía, la integridad territorial y la independencia de los Países No Alineados.

n. Instar a los Estados a la firma de acuerdos libremente concertados entre los Estados de la región en cuestión con miras a establecer nuevas zonas libres de armas nucleares en las regiones donde no existan, de conformidad con las disposiciones del Documento Final del primer período extraordinario de sesiones de la Asamblea General dedicado al desarme (SSOD-I) y los principios adoptados por la Comisión de Desarme de las Naciones Unidas en 1999, incluido el establecimiento de una zona libre de armas nucleares en el Oriente Medio. El establecimiento de zonas libres de armas nucleares es un paso positivo y una medida importante en aras de fortalecer el desarme nuclear y la no proliferación en todo el mundo.

o. Promover la cooperación internacional en el uso de la energía nuclear con fines pacíficos y facilitar el acceso a tecnología, equipo y materiales nucleares para fines pacíficos que requieran los países en desarrollo.

p. Fomentar iniciativas concretas de cooperación Sur-Sur y fortalecer el papel del MNOAL, en coordinación con el G-77, en la reanudación de la cooperación Norte-Sur, en aras de hacer efectivo el derecho de nuestros pueblos al desarrollo mediante el fortalecimiento de la solidaridad internacional.

q. Responder con creatividad y sentido de identidad a los retos que impone el fenómeno de la globalización e interdependencia y aprovechar las oportunidades que estas brindan, a fin de garantizar que beneficien a todos los países, en particular aquellos más afectados por el subdesarrollo y la pobreza, con vista a reducir paulatinamente la brecha abismal que separa a los países desarrollados y en desarrollo.

r. Fortalecer el papel que la sociedad civil, incluidas las ONG, puede desempeñar a los niveles regional e internacional con miras a promover los propósitos, principios y objetivos del Movimiento.

9. Para la realización de los Propósitos antes mencionados, los Jefes de Estado y de Gobierno de las naciones miembros del Movimiento de Países No Alineados, igualmente inspirados en los principios de Bandung y en los Propósitos que dieron origen al MNOAL en la Primera Cumbre de Belgrado, acordaron que las acciones del Movimiento se guiarán por los siguientes Principios:

a. El respeto a los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y del derecho internacional.

b. El respeto a la soberanía, la igualdad soberana y la integridad territorial de todos los Estados.

c. El reconocimiento de la igualdad de todas las razas, religiones, culturas, y de todas las naciones, grandes y pequeñas.

d. La promoción de un diálogo entre pueblos, civilizaciones, culturas y religiones basado en el respeto a las religiones, sus símbolos y valores, el fomento y la consolidación de la tolerancia y la libertad de creencias.

e. El respeto y promoción de todos los derechos humanos y libertades fundamentales para todos, incluida la realización efectiva del derecho de los pueblos a la paz y al desarrollo.

f. El respeto a la igualdad de derechos de los Estados, incluido el derecho inalienable de cada Estado a determinar libremente su sistema político, social, económico y cultural, sin ninguna injerencia por parte de otro Estado.

g. La reafirmación de la validez y pertinencia de las posiciones de principio del Movimiento en relación con el derecho a la libre determinación de los pueblos sometidos a ocupación extranjera y a dominación colonial o foránea.

h. La no injerencia en los asuntos internos de los Estados. Ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho a intervenir directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de otro Estado.

i. El rechazo al cambio inconstitucional de gobiernos.

j. El rechazo a los intentos de cambio de régimen.

k. La condena del uso de mercenarios en todas las situaciones, en especial en situaciones de conflicto.

l. La abstención de todo país a ejercer presiones o coerción sobre otros países, en particular, recurrir a la agresión u otros actos que impliquen el uso de la fuerza directa o indirecta, y la aplicación y/o fomento de cualquier medida unilateral de carácter coercitivo contraria al derecho internacional o en cualquier otra forma incompatible con este, con el propósito de coaccionar a otro Estado a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos y obtener de él ventajas de cualquier orden.

m. El rechazo total de la agresión como una violación peligrosa y grave del derecho internacional, la cual entraña responsabilidad internacional para el agresor.

n. El respeto del derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

o. La condena del genocidio, los crímenes de guerra, los crímenes de lesa humanidad y las violaciones sistemáticas y manifiestas de los derechos humanos, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional.

p. El rechazo y la oposición al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, dondequiera que se cometa, quienquiera que lo perpetre y por las razones que fuere, por constituir una de las más graves amenazas a la paz y la seguridad internacionales. El terrorismo no se debe equiparar con la lucha legítima de los pueblos bajo dominación colonial o foránea y ocupación extranjera por su libre determinación y liberación nacional.

q. La promoción del arreglo pacífico de controversias y la abstención, en cualquier circunstancia, de participar en coaliciones, pactos o cualquier otro tipo de iniciativa coercitiva unilateral en contravención de los principios del derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

r. La defensa y consolidación de la democracia, reafirmando que la democracia es un valor universal basado en la voluntad libremente expresada de los pueblos de determinar su propio sistema político, económico, social y cultural y su participación plena en todos los aspectos de la vida.

s. La promoción y defensa del multilateralismo y las organizaciones multilaterales como los marcos idóneos para resolver, mediante el diálogo y la cooperación, los problemas que aquejan a la humanidad.

t. El apoyo a los países que sufren conflictos internos en sus esfuerzos para lograr la paz, la justicia, la igualdad y el desarrollo.

u. El deber de todos los Estados de cumplir plenamente y de buena fe los tratados internacionales en los que son partes, así como de honrar los compromisos contraídos en el marco de las organizaciones internacionales y de vivir en paz con los demás Estados.

v. La solución pacífica de todos los conflictos internacionales de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

w. La defensa y promoción de los intereses compartidos, de la justicia y la cooperación, con independencia de las diferencias de los sistemas políticos, económicos y sociales de los Estados, sobre la base del respeto mutuo y la igualdad de derechos.

x. La solidaridad como fundamento de las relaciones entre las naciones en cualquier circunstancia.

y. El respeto a la diversidad política, económica, social y cultural de los países y pueblos.

10. Guiados por estos Propósitos y Principios, los Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de Países No Alineados reconocen la imperiosa necesidad de actuar mancomunadamente de modo firme y solidario, para lograr el desarrollo sostenible de nuestros pueblos, y promover la paz y la seguridad internacionales.

11. Los Jefes de Estado y de Gobierno de las naciones miembros del Movimiento de los No Alineados, al tiempo que reconocen el valor de la alianza mundial, subrayaron la importancia de desarrollar mecanismos innovadores de cooperación para el logro del desarrollo sostenible.

PARTE II- LINEAMIENTOS DE POLÍTICA

12. Con el objetivo de crear los marcos apropiados para la consecución de los propósitos enunciados de conformidad con los principios proclamados, los Jefes de Estado y de Gobierno de las naciones miembros del Movimiento de Países No Alineados acordaron las siguientes medidas y acciones concretas:

i. Concentrar la atención en las cuestiones que, lejos de dividir, unan a los miembros del Movimiento, fortaleciendo así su unidad y cohesión.

ii. Continuar avanzando en el proceso de revitalización y fortalecimiento del Movimiento, incluida la aplicación de los acuerdos y medidas específicas adoptadas en el contexto de la “Declaración de Kuala Lumpur sobre la continua revitalización del Movimiento de Países No Alineados”.

iii. Promover el multilateralismo en los foros internacionales, y las prioridades y principios del Movimiento de Países No Alineados.

iv. Revitalizar y reforzar la capacidad del Movimiento para concertar posiciones y dar respuesta eficaz a los diferentes acontecimientos y temas que afectan los intereses y prioridades de sus países miembros. Con tal fin, se deberán revitalizar y fortalecer los mecanismos permanentes del Movimiento, de manera tal que actúen con dinamismo y efectividad como quedó acordado en el Documento de La Habana sobre Metodología.

v. Promover acciones concertadas del Movimiento en el contexto del sistema de las Naciones Unidas, incluidos, siempre que sea posible, la presentación de proyectos de resoluciones conjuntas ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, así como en otros órganos y organismos especializados del sistema, sobre temas de interés común para los Países No Alineados, acorde con los principios y las prioridades establecidos por el Movimiento y sus posiciones concertadas.

vi. Actualizar de modo sistemático el alcance y contenido de los documentos que han de adoptarse en las Cumbres y Conferencias Ministeriales, para lograr textos abarcadores y orientados a la acción. Las declaraciones políticas deben ser documentos concisos que transmitan de manera contundente las posiciones de principios del Movimiento sobre temas fundamentales de interés para sus países miembros.

vii. Aplicar el Plan de Acción acordado por el Movimiento. Dicho Plan de Acción debe ser objeto de un seguimiento permanente, con el objetivo de evaluar su ejecución y de tomar las medidas que correspondan para su perfeccionamiento y actualización.

viii. Definir e impulsar un programa político en relación con los temas económicos globales de interés prioritario para los países en desarrollo. Reactivar las Reuniones Ministeriales dedicadas a los temas económicos y de desarrollo, incluidos el comercio y las finanzas. Dado que el Grupo de los 77 cumple esencialmente funciones de coordinar y establecer las posiciones de los países en desarrollo en los temas económicos y sociales, el Movimiento no deberá solapar, duplicar o intentar sustituir la labor del G-77 en estos temas, sino servir de mecanismo para apoyar y garantizar las definiciones políticas para las actividades del G-77.

ix. Ampliar y fortalecer, según proceda, los vínculos e intercambios con otras organizaciones regionales y subregionales, con el objetivo de garantizar que las opiniones del Movimiento sean escuchadas y tomadas debidamente en cuenta en los diversos foros e instancias donde se discuten y se toman decisiones sobre temas de interés y prioridad para los Países No Alineados. En este ámbito, el establecimiento de lazos más estrechos con otras organizaciones que representan los intereses del Sur resulta fundamental para garantizar la coherencia y cohesión de los países en desarrollo en la promoción y defensa de sus legítimos intereses a nivel internacional.

x. Coordinar la labor de los mecanismos del Movimiento en Nueva York, Ginebra, Nairobi, Viena, París y La Haya, en los trabajos de los órganos y organismos pertinentes de las Naciones Unidas, una vez identificadas sus esferas de especial preocupación y competencia, a la luz de la posición del Buró de Coordinación en Nueva York como centro de coordinación del Movimiento.

13. Los Jefes de Estado y de Gobierno de las naciones miembros del Movimiento de Países No Alineados, al tiempo que reconocieron el importante papel que ha desempeñado el Movimiento desde su fundación, expresaron su firme convicción de continuar avanzando para la consecución de las metas y propósitos trazados por los países en desarrollo. Nuestra unidad y solidaridad sólo tendrán relevancia si el MNOAL continúa desempeñando un papel activo, importante y constructivo en las relaciones internacionales, con el objetivo de lograr el establecimiento de un orden mundial más justo y equitativo.

14. Ante las metas aún sin cumplir, y los nuevos y numerosos desafíos que se presentan, el Movimiento de Países No Alineados está llamado a mantener el protagonismo y liderazgo en las relaciones internacionales actuales en defensa de los intereses y prioridades de sus Estados Miembros. Los países en desarrollo serán marginados si no son capaces de definir sus prioridades, compartir sus preocupaciones y diseñar con eficacia sus propias acciones para garantizar que sus intereses sean tomados debidamente en cuenta. Resulta entonces indispensable que el Movimiento continúe a la vanguardia de la lucha por lograr el cambio y la transformación del injusto orden internacional vigente.

La Habana, 16 de septiembre del 2006

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.