Rechaza Venezuela sanciones estadounidenses a PDVSA

Las autoridades venezolanas señalan que la medida contra la empresa petrolera por mantener relaciones con el sector energético de Irán es «un acto de hostilidad sin precedentes» en la historia de las relaciones de Venezuela y Estados Unidos

Autor:

Juana Carrasco Martín

CARACAS.— Inmediato rechazo tuvo en Venezuela la confirmación de que Estados Unidos ejecutará sanciones contra la empresa petrolera PDVSA por mantener relaciones con el sector energético de Irán, una acción imperial impuesta también por el Departamento de Estado contra otras seis compañías de China, Siria, Irán y Belarús, por «actividades de proliferación nuclear».

«Es una pretensión de doblegar nuestra soberanía», comentó de inmediato el diputado del PSUV Freddy Bernal sobre la medida, revelada a la prensa por James Steinberg, subsecretario de Estado de EE.UU., este martes temprano.

En horas de la tarde, el pleno de la Asamblea Nacional acordó una resolución aprobada por mayoría absoluta —con los votos en contra de la oposición—, que rechazó «rotunda y contundentemente» la pretensión de establecer sanciones extraterritoriales contra PDVSA».

El acuerdo señala que la medida es «un acto de hostilidad sin precedentes» en la historia de las relaciones de Venezuela y Estados Unidos, y respalda a la industria petrolera venezolana, columna vertebral de la economía, al tiempo que llama a la unión nacional en su defensa, que es «la defensa de la soberanía y la dignidad de la Patria».

Varios diputados argumentaron con énfasis el acuerdo, que denuncia la acción dada a conocer en Washington: «Estoy aquí —dijo Steinberg— para anunciar que la secretaria de Estado, Clinton, ha decidido imponer sanciones a siete entidades extranjeras bajo la ley de sanciones a Irán de 1996».

La amenaza, sin embargo, no afectará las ventas de petróleo de PDVSA a empresas privadas de EE.UU. ni las actividades de sus subsidiarias en ese territorio, pero le impedirán acceder a contratos con el Gobierno estadounidense y a financiamiento para importar y exportar por dos años, según comunicó la corresponsal de Telesur en Washington.

Para intentar justificar las medidas de represalia, el funcionario del Departamento de Estado afirmó que «estos actores han transferido o adquirido equipos de Irán, Corea del Norte o Siria que se encuentran embargados por un acuerdo multilateral».

EE.UU. se arroga el derecho de establecer un bloqueo económico ilegal contra Irán bajo la mentira de que pretende construir una bomba atómica, y acude a medidas extraterritoriales a terceros no aprobadas por la ONU, como la anunciada contra PDVSA.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.