Identificado el niño desconocido del Titanic

Este 31 de mayo se cumplen cien años de que fuera lanzado al agua el célebre trasatlántico británico, cuya fama de insumergible terminó en tragedia

Autor:

Luis Hernández Serrano

La incógnita sobre la identidad del cadáver de un niño encontrado poco tiempo después de hundirse el famoso trasatlántico Titanic el fatídico 15 de abril de 1912, ha sido despejada, tras casi un siglo de misterio.

De 19 meses de nacido era Sydney Leslie Goodwin, miembro de una numerosa familia de Melksham, Gran Bretaña, que iba a visitar las célebres Cataratas del Niágara.

Fue hallado el 21 de abril del mismo año, cinco días después del dramático suceso, y las investigaciones para descubrir quién era —éxito alcanzado hace poco tiempo— tardaron 99 años.

Como no se podían identificar, las autoridades que atendieron el desastre optaron por sepultar los restos del pequeño en el cementerio de Fairview, Halifax, Nueva Escocia. Allí se ubicaron también los cadáveres de más de cien víctimas del más grande accidente marítimo de todos los tiempos, en el cual desaparecieron cerca de 50 niños, y que conmovió entonces al mundo entero.

Según se dio a conocer recientemente, los investigadores llegaron a la identidad del niño de forma fortuita, aunque mediante las pruebas de ADN.

El epitafio de su tumba decía: «Erigido a la memoria de un niño desconocido, cuyos restos fueron recuperados después del desastre del Titanic, 15 de abril de 1912».

Inicialmente se creyó que el cadáver encontrado en el fondo del mar correspondía al hijo de la sueca Alma Palsson, que navegaba también en el barco, porque uno de los sobrevivientes declaró que el bebé que cargaba se le fue de las manos.

Se pensó igualmente que el pequeño cadáver hallado era el del irlandés Eugene Rice, también en la lista de los viajeros del Titanic aún no rescatados.

De manera casual, Carbol Goodwin, de 77 años, nieta de la hermana de Frederick Joseph Goodwin, uno de los viajeros que murió en el triste naufragio junto a su esposa y sus seis hijos —entre ellos Sydney Leslie— se comunicó con los investigadores y mediante su ADN se descifró el misterio.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.