Llegan FARC-EP y Gobierno de Colombia a primer acuerdo de diálogo - Internacionales

Llegan FARC-EP y Gobierno de Colombia a primer acuerdo de diálogo

A partir del 11 de junio se iniciará la discusión del segundo punto referido a la participación en política

Autor:

Juventud Rebelde

Tras seis meses de conservaciones de paz entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), las partes concluyeron el primer punto de la agenda referida al tema agrario, paso que puede calificarse de histórico, ya que nunca se había avanzado tanto en un proceso de paz que intentara poner fin al conflicto en esa nación sudamericana.

A través de un comunicado conjunto dado a conocer este domingo y leído a la prensa por los representantes de los países que actúan como garantes en estos diálogos, Cuba y Noruega, las partes anunciaron que el nuevo acuerdo pactado denominado «Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral», será el «inicio de transformaciones radicales de la realidad total y agraria de Colombia con equidad y democracia».

Aunque no se conocen aún los detalles del documento, parece ser un largo listado de buenas intenciones para permitir el progreso del campo colombiano ya que, —según agrega el texto— está en la gente, el pequeño productor, el acceso y distribución de tierras, la lucha contra la pobreza, el estímulo a la producción agropecuaria y la reactivación de la economía del campo.

El documento especifica que se llegaron a acuerdos en temas como el acceso y uso de la tierra; manejo de tierras improductivas; formalización de la propiedad; frontera agrícola y protección de zonas de reserva.

Además se construyeron arreglos referentes a los programas de desarrollo con enfoque territorial, infraestructura y adecuación de tierras, políticas alimentarías y nutricionales, entre otras.

El desarrollo social en las zonas campesinas, aspecto bastante reiterado por la guerrilla sobre la necesitad hacer énfasis a la hora de llegar a acuerdos, también fue contemplado en los acuerdos.

Luego de dar a conocer la declaración conjunta, cada una de las partes realizó una intervención por separado pero sin responder preguntas a la prensa. Iván Márquez, representante de la delegación insurgente apuntó que se ha avanzando en la construcción de un acuerdo «con salvedades puntuales» que tendrían que ser retomadas antes de la concreción de un acuerdo final.

Sostuvo además que «las reivindicaciones más sentidas de las comunidades rurales y empobrecidas fueron bandera» de las FARC-EP durante las negociaciones y reconoció que se está «abriendo una brecha para que el pueblo actúe».

Calificó de «urgentes» los cambios estructurales que están tocando las puertas del Estado colombiano en los que tendría que tener en cuenta la participación ciudadana en las decisiones.

Detalló Márquez los elementos que, apuntó, hoy obstruyen la posibilidad de construir la posibilidad de construir una alternativa de solución diferente a la guerra y se refirió a la corrupción, la impunidad, la ilegalidad narco-paramilitar y a las políticas neoliberales como causantes de estos problemas.

Sobre lo trascendental del el siguiente tema de la agenda del diálogo que se comenzará a discutir a partir del próximo 11 de junio y q se refiere a la inserción de los guerrilleros en la vida política de Colombia una vez que se alcance la paz.

El lado gubernamental también resaltó positivamente el acuerdo alcanzado, el cual —afirma— va dirigido a la economía campesina, el desarrollo territorial, el impulso de la infraestructura rural, créditos, agua potable y contiene acciones para preservar el medio ambiente.

Lo pactado permite transformar de forma radical la realidad de la ruralidad colombiana; supera la visión tradicional de una reforma agraria y pretende crear cambios reales para cerrar la brecha entre la zona campesina y la urbana.

No obstante, tanto en el comunicado conjunto emitido por las partes como la declaración gubernamental, se reitera uno de los principios que han guiado estos diálogos donde advierten que «nada está acordado hasta que todo esté acordado. Esto significa, que todos los temas «están condicionados a que lleguemos a un acuerdo sobre la totalidad de la agenda», puntualizaron las partes en el comunicado.

No habrá «aplicación parcial de los acuerdos», detalló el texto gubernamental.

Ambas delegaciones agradecieron, de manera especial, a Cuba y Noruega, paises garantes en el proceso, por su permanente apoyo y por el ambiente de confianza que propician.

La Habana, como sede de los diálogos, ha garantizado las condiciones de confianza, discreción y serenidad necesarias para llegar a este entendimiento.

Repercusión nacional e internacional

Minutos después de conocido el acuerdo sobre desarrollo agrario, componente central del conflicto, desde Colombia y otras partes de Latinoamérica y el mundo salieron distintas voces a celebrar el avance coincidiendo en que se trata de un hecho sin precedentes

El propio presidente colombiano, Juan Manuel Santos, calificó de paso fundamental el primer acuerdo y a través de su cuenta en Twitter anunció que continuarán el proceso, con prudencia y responsabilidad.

Por su parte, el presidente del Senado, Roy Barreras, calificó de histórico e irreversible lo logrado. En igual sentido se pronunció el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo

Según PL, medios radiales y televisivos del país transmitieron en vivo la Declaración conjunta de la delegación gubernamental y la fuerza insurgente de las FARC-EP.

La ex senadora colombiana Piedad Córdoba afirmó desde esa misma red social que hoy el país se llena de esperanza y «nos alegra que hayan concretado un acuerdo en el tema de la tierra. Esperamos que los derechos negados a los habitantes rurales de Colombia por fin sean reconocidos».

Cientos de colombianos expresaron su satisfacción por este primer paso que muchos califican de histórico después de tres intentos de paz con esa guerrilla desde la década del 80.

El presidente del Partido Liberal, Simón Gaviria, expresó por su parte que seguirán respaldando plenamente los diálogos porque —añadió— «estamos cansados de la guerra. Por eso noticias como esta nos llena de un inmenso optimismo», subrayó.

Antes de concluir su visita a Bolivia, el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó de histórico el paso dado entre el Ejecutivo colombiano y la guerrilla y expresó su esperanza en una pronto resolución del conflicto en ese país.

Maduro felicitó al gobierno de Santos, a la comisión negociadora de las FARC-EP y manifestó la disposición de Venezuela de seguir apoyando como país observador las negociaciones que tienen lugar en La Habana.

«Continuamos a la orden de este proceso de paz y ahora somos más optimistas de que en Colombia, más temprano que tarde, podamos ver reinar la paz», dijo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.