Muchos crímenes, cero arrepentimientos

Autor:

Luis Luque Álvarez

«Preparados para la paz, listos para la guerra», reza este mural de la probritánica UVF, acusada de varios crímenes independentistas norirlandeses. Foto: AP En Irlanda del Norte es difícil mirar hacia adelante sin tomar en cuenta el abismo del pasado. La voluntad de construir un futuro de paz para la aún provincia británica, no significa echar tierra y pisón sobre las injusticias e ignorar la responsabilidad de quienes las cometieron. De algo han de servir al ser humano sus errores...

El lunes, la defensora del pueblo en la Policía de Irlanda del Norte (PSNI), Nuala O’Loan, publicó un informe que prueba la implicación de ese cuerpo policial y su antecesor, el Royal Ulster Constabulary (RUC), en el asesinato de una decena de militantes independentistas entre 1991 y 2003.

Según la pesquisa, los criminales, miembros del grupo terrorista probritánico Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF), eran protegidos y pagados por el Ala Especial de la Policía. Uno de ellos, el informante Mark Haddock, recibió 80 000 libras esterlinas en retribución a sus «servicios».

La macabra variedad de hechos horrendos es ilustrativa: además de los asesinatos, hubo 10 intentos de homicidio, 10 disparos de represalia, 13 castigos corporales, un ataque con bomba, 17 casos de tráfico de drogas, y otros ejemplos de extorsión e intimidación.

Crímenes del pasado, pensará alguno. Hoy la situación es distinta, hay más tolerancia, pronto habrá elecciones, y en marzo se establecerá un gobierno compartido entre unionistas-protestantes e independentistas-católicos.

El mismo primer ministro, Tony Blair, tras lamentar las muertes documentadas en el informe de O’Loan, apuntó que se trata de «un reporte del pasado, y lo importante ahora es que las nuevas estructuras, que presentan abundante información sobre la Policía de Irlanda del Norte, implican que esos sucesos no volverán a ocurrir».

Pero, ¿alguien puede asegurar que esto no pasará otra vez?

A la luz de lo que sigue, la respuesta es: no, pues la primera condición, si hay arrepentimiento verdadero, es sacar el polvo a la luz, dar la cara, asumir la responsabilidad, y hacer el compromiso público de que no habrá segundas partes.

Y no fue el caso. La Defensora del Pueblo dice que el antiguo jefe de la PSNI, sir Ronnie Flanagan, se negó a colaborar con la investigación, mientras que otros oficiales —incluso algunos en servicio activo— dieron evasivas, se contradijeron y respondieron con falsedades a muchas preguntas. Sin contar que el Ala Especial creó evidencias falsas y bloqueó la búsqueda de armas pertenecientes al UVF.

Para cerrar con broche de impunidad, la Asociación de Oficiales Retirados declaró que ellos siempre habían actuado «en el mayor interés de la justicia», sin «nada de qué avergonzarse». Si 10 muertes son «nada»...

En realidad, esta perseverancia en el error le hace muy flaco favor a la paz en Irlanda del Norte. Precisamente por estos días, la dirigencia del partido Sinn Fein —que aboga por la futura inclusión del territorio en la República de Irlanda— intenta convencer a sus militantes de la necesidad de reconocer la legitimidad de los servicios policiales. Durante décadas, estos fueron sinónimo de represión y crímenes, pero hoy los líderes independentistas prefieren creer que las fuerzas del orden se han renovado, que son imparciales, que hacen cumplir la ley sin distinción entre católicos y protestantes. Y así desean que sus bases lo acepten, en una asamblea que se efectuará el 28 de enero.

Si el resultado fuera negativo, el probritánico Partido Democrático del Ulster, que lidera el extremista reverendo Ian Paisley, no accederá a formar gobierno con el Sinn Fein en marzo. Y la autonomía, retirada por Londres en 2002, no le será devuelta al territorio.

Lo más factible, cree la dirigencia independentista, sería avenirse a las reglas, reconocer la autoridad policial, en pos de objetivos a más largo plazo. Pero tanta engañifa, tanto crimen, tanta ausencia de pesar por el dolor causado, pueden desestimular a muchos...

El domingo 28 se sabrá el efecto real del Informe O’Loan.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.