La Mona Lisa, ¿es Lisa?

Un científico francés afirma haber descubierto otros retratos ocultos bajo la superficie de la Gioconda

Autor:

Patricia Cáceres

Ya sea por su belleza o por su aura de misticismo, la Gioconda o Mona Lisa de Da Vinci ha cautivado a los amantes del arte por más de medio siglo. Imagine entonces que en todo ese tiempo no hayamos contemplado el retrato legítimo de la mujer que se cree posó para el cuadro.

Esa es la teoría del científico francés Pascal Cotte, quien tras diez años de estudio ha descubierto la imagen de otra fémina oculta bajo la superficie del famoso cuadro que cuelga del Museo del Louvre.

El retrato muestra a una mujer con la mirada hacia una dirección distinta a la de la Gioconda, sin la característica sonrisa. Cotte cree que ha descubierto el retrato genuino de la persona que, según se cree, sirvió como modelo: Lisa del Giocondo, también conocida como Lisa Gherardini, esposa de un mercader florentino.

El científico también sostiene que ha encontrado dos imágenes más bajo la superficie: un boceto impreciso de un retrato con cabeza y nariz más grandes, pero labios más pequeños, y otra imagen al estilo de la Madonna, con grabados de Leonardo de un tocado de perlas.

Método de amplificación de capas

El autor del descubrimiento es cofundador de la Lumière Technology de París y obtuvo permiso del Louvre para acceder a la pintura en 2004. Fue pionero en el uso de una técnica llamada Método de Amplificación de Capas (LAM, por sus siglas en inglés), que empleó para analizar la obra.

El proceso consiste en la proyección de una serie de luces intensas sobre la pintura. Una cámara toma las mediciones de las reflexiones de dichas luces, a partir de las cuales se puede reconstruir qué hay entre las capas de pigmento.

«Mi técnica de imágenes científicas nos lleva al corazón de las capas de la pintura más famosa del mundo y revela los secretos que han permanecido ocultos por 500 años», dijo Cotte en un comunicado.

Técnicas más recientes incluyen inspecciones de infrarrojo y escáner multiespectral. Pero el investigador asegura que su técnica es capaz de penetrar más profundamente en la pintura.

«Ahora podemos analizar exactamente lo que está ocurriendo dentro de las capas y podemos pelar todas ellas como si fuera una cebolla. Podemos reconstruir toda la cronología de la creación de la pintura», explicó.

Algo de escepticismo

Como era de esperarse, las afirmaciones de Cotte han dividido las opiniones entre los expertos de Da Vinci.

Uno de los detractores es Martin Kemp, profesor emérito de Historia del arte de la Universidad de Oxford, Inglaterra, quien fue escéptico frente al hallazgo, a pesar de reconocer que las técnicas de Cotte son «altamente innovadoras», según le dijo a CNN.

«Estas imágenes son ingeniosas al mostrar lo que Leonardo podría haber estado pensando. Pero la idea de que hay una pintura escondida debajo de la superficie es insostenible», declaró.

«Hay cambios considerables durante el curso de la realización de un retrato, como es el caso de la mayoría de las pinturas de Leonardo. Prefiero ver una evolución fluida de un retrato relativamente directo de una mujer florentina a una pintura poética y filosófica que tiene dimensión universal», subrayó.

Hasta la fecha, el Museo del Louvre no ha querido hacer comentarios sobre el hallazgo.

Desafiando la teoría

Se cree que Leonardo Da Vinci trabajó en esta obra entre 1503 y 1517, cuando laboraba en Florencia y luego en Francia.

Durante siglos se ha creído que se trata de un retrato de Lisa Gherardini. No obstante, Cotte indicó que su hallazgo desafía esta teoría, ya que la imagen reconstruida bajo la superficie del cuadro es la Lisa original de Leonardo. El retrato conocido como Mona Lisa durante más de 500 años es de otra mujer.

«Cuando terminé la reconstrucción de Lisa Gherardini, estaba enfrente del retrato y ella era totalmente diferente a la Mona Lisa de la actualidad. Esta no es la misma mujer», defendió.

El historiador de arte Andrew Grahan-Dixon ha realizado un documental para la BBC llamado Los secretos de la Mona Lisa en el que estudia los documentos históricos vinculados con la pintura.

Grahan-Dixon no duda de que este descubrimiento supone un «adiós» a Mona Lisa y se convierte en «una de las historias del siglo», si bien intuye que habrá cierta reticencia por parte de las autoridades del Louvre para cambiar el título del cuadro. «Porque de eso estamos hablando: es adiós a Mona Lisa, ella es otra persona», expresó.

La sonrisa inalcanzable

Desentrañar los misterios de la sonrisa de la Gioconda ha sido por años motivo de esfuerzos de profesionales y aficionados.

Recientemente investigadores de las universidades de Sunderland y Sheffield de Reino Unido han concluido que se trata de un truco, una técnica posiblemente empleada por Da Vinci a la que han denominado «sonrisa inalcanzable».

«Como la sonrisa desaparece tan pronto como el espectador trata de atraparla, hemos llamado así a esta ilusión óptica»,  explican los investigadores.

Todo radica, al parecer, en que la media sonrisa no acompaña al resto del gesto y las facciones de la modelo, que son serios, por lo que el retrato aporta diferentes expresiones para el espectador.

Para descubrir este efecto los investigadores compararon la Mona Lisa con un retrato anterior similar de Da Vinci, y con otras pinturas, como el retrato de una niña del pintor Piero del Pollaiuolo.

También desarrollaron experimentos con voluntarios y con impresiones de los cuadros, mostrándoselos a diferentes distancias y con ligeros desenfoques, pidiendo que dieran su opinión sobre la expresión de las modelos.

Estos notaron cambios en la expresión cuando en la imagen solo se veía nítidamente la boca, pero no cuando se veían el resto de los rasgos y se tapaba la boca.

El efecto se logra mediante una técnica de difuminado llamada «sfumato», que elimina las líneas claras y difumina los contornos para fundir esas misteriosas sonrisas con el resto de la cara, concluyeron los investigadores.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.