Una mirada cubana a la Resonancia de Schumann

Cuba se convierte en una de las naciones pioneras de América Latina y el Caribe en investigar la relación con organismos vivos, las alteraciones del clima y la actividad sismológica a partir de este conjunto de frecuencias extremadamente bajas, generadas en el espectro radioeléctrico del planeta

Autor:

Mayte María Jiménez

Trastornos del sistema nervioso central humano, como la epilepsia, variaciones climáticas y actividades sismológicas son algunos de los fenómenos que se estudiarán en Cuba a partir de la llamada Resonancia de Schumann (RS), un conjunto de frecuencias extremadamente bajas, generadas en el espectro radioeléctrico del planeta.

El proyecto, concebido en colaboración con el Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México, ubicará a la nación caribeña como una de las pioneras en Latinoamérica, en impulsar este tipo de investigaciones, según explicó a JR el ingeniero Pablo Sierra, responsable técnico de la Estación Radioastronómica, del Instituto de Geofísica y Astronomía.

Con este fin se prevé el montaje de una moderna estación en La Habana para el registro de la RS, cuyas mediciones permitirán describir la influencia de la actividad solar y geomagnética, y utilizar los datos del monitoreo para estudiar en distintos períodos de tiempo la investigación de episodios de epilepsia, precisó.

El especialista señaló que el programa se concibe con la RS, dado que su frecuencia principal coincide con la frecuencia alfa del cerebro, que son ondas electromagnéticas que representan la actividad de la corteza cerebral en un estado de reposo, uno de los parámetros que se miden en el sistema nervioso central.

Según apuntó Sierra, actualmente en el mundo se han desarrollado varios estudios que indican la posibilidad de una relación entre algunos padecimientos neurológicos y la llegada a la Tierra de un flujo de partículas de alta energía, como resultado de las tormentas solares durante los ciclos de mayor actividad del Astro Rey.

Y es que esta frecuencia se genera entre la tierra y la ionosfera, en una serie de ondas electromagnéticas, influenciadas por la acción exterior, por el clima cósmico, fundamentalmente por la actividad del Sol, significó.

A través del fenómeno de la Resonancia de Schumann las descargas eléctricas crean ondas de baja frecuencia que se propagan alrededor de todo el planeta, atrapadas entre su superficie y la ionosfera, desvaneciéndose después de dar varias veces la vuelta al globo terrestre.

Cada ráfaga de rayos genera ondas electromagnéticas que dan la vuelta alrededor del planeta y pueden ser captadas entre la superficie terrestre y un límite de unos 60 kilómetros de altura.

Sierra significó que la Resonancia de Schumann también es una especie de termómetro, pues sus parámetros de frecuencia permiten medir la temperatura global del planeta, así como las variaciones del clima, e incluso, según algunos autores han reportado, predecir la posible ocurrencia de grandes sismos.

De ahí que el Instituto de Geofísica y Astronomía tiene como finalidad obtener datos de utilidad a la hora de estudiar los efectos de determinados fenómenos del Sol, y contribuir a la posible predicción de cambios climáticos globales, entre otras aplicaciones.

Este fenómeno se conoce desde el año 1952, descrito teóricamente por el doctor Winfried Otto Shumann, como un conjunto de picos espectrales en la banda de frecuencia extremadamente baja del espectro electromagnético de la Tierra.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.