Xiaomi, un gigante en formación (+Videos)

Nacida en 2010, Xiaomi comenzó como fabricante de teléfonos. Sin embargo, no se presenta como tal, sino como una empresa de internet

Autor:

Yurisander Guevara

Se hizo famosa por «copiar» al iPhone, y ahora es una de las empresas que más celulares vende en el mundo. Xiaomi, radicada en China, es un conglomerado de compañías que, además de fabricar teléfonos inteligentes, ha creado un catálogo de productos muy abarcador.

Nacida en 2010, Xiaomi comenzó como fabricante de teléfonos. Sin embargo, no se presenta como tal, sino como una empresa de internet. El «mi», afirman expertos, le viene de mobile internet (internet móvil).

Su primer teléfono salió al mercado en 2011, el Xiaomi Mi1, y desde entonces esta empresa ha ganado el terreno suficiente para ser considerada como un importante actor tecnológico, aunque no exento de polémica, pues sus diseños y prestaciones se asemejan —acaso demasiado— a los de Apple.

Menos con más

En un mercado saturado como el de los teléfonos inteligentes, donde son múltiples los fabricantes y numerosos los usuarios, abrirse un espacio no es fácil.

La táctica y estrategia de Xiaomi, además de copiar a Apple no solo en sus productos, sino en la forma en que los presentan, ha sido la de hacer más con menos.

Directivos de la empresa han declarado que mantendrán su política de precios contenidos, lo cual significa que, comparados con otros grandes actores de la industria como Apple, Samsung y Huawei, estos teléfonos se cotizan por menos dinero.

Además de ello, Xiaomi ha buscado la forma de crear un ecosistema que habite en los dos mundos que hoy conforman nuestra realidad: el digital y el físico.

Según la web de la compañía, el Ecosistema Mi (Mi Ecosystem) es la sumatoria de empresas encargadas de elaborar productos que van desde teléfonos inteligentes y ordenadores, hasta zapatillas deportivas y purificadores de agua.

Muchos de estos productos están pensados para funcionar conectados a través del Internet de las Cosas, un aspecto señalado como muy positivo y en el que, de acuerdo con Donovan Sung, portavoz internacional de Xiaomi, ya hay más de cien millones de equipos en funcionamiento.

Lanzada recientemente como una empresa que cotiza en bolsa, los datos arrojan que Xiaomi ha impulsado una política de alianzas con pequeñas compañías tecnológicas, a las cuales financia para la concreción de nuevos productos. En otras palabras, estas pequeñas empresas proporcionan las mercancías que luego Xiaomi distribuye.

Asimismo, el modelo de negocio de la compañía utiliza los servicios de internet, que van desde la concesión de créditos —vigente en la India—, hasta servicios de streaming de música y video, al estilo de Spotify o Netflix, pero a precios muy económicos.

Roces internacionales

Había mencionado la tendencia de Xiaomi a copiar productos. Lo más notable se aprecia en los tecnológicos, especialmente en teléfonos inteligentes y tabletas.

Apple parece ser la compañía que inspira los productos de esta empresa china, pues las semejanzas son demasiado evidentes.

Muy parecidas son las interfaces de Xiaomi y Apple. Foto: Xiaomi Today

Sin embargo, la compañía estadounidense había hecho caso omiso de ello hasta el pasado año, cuando interpeló a Xiaomi en Europa para impedir la venta del Mi Pad, la tableta insignia de los chinos.

Según la web Xiaomi Today, Apple logró impedirle a Xiaomi la venta de su tableta en Europa a través del tribunal de la Corte Europea de Luxemburgo.

Dicha corte sentenció que, aunque el iPad y el Xiaomi Mi Pad no son los mismos productos en términos de hardware, software y diseño, la similitud entre los nombres de las dos tabletas podría crear confusión para los consumidores. Al parecer, la presencia de la letra adicional M al comienzo del nombre Mi Pad no fue suficiente para compensar el alto grado de semejanza visual y fonética entre los nombres de estos dos dispositivos.

Más allá del copia y pega

Apartándonos de las cuestiones de similitudes con otros productos, una pregunta se impone: ¿Tiene calidad lo que fabrica Xiaomi? La respuesta es sí, y mucha.

En los últimos ocho años Xiaomi pasó de lanzar una «copia barata del iPhone» a disponer de un amplio catálogo de teléfonos inteligentes y otros equipos con amplias prestaciones. Destaca, además, por la creación de MiUI, una capa de personalización de Android con vida propia que facilita la interacción con el teléfono.

Entre sus terminales más cotizados actualmente se encuentra el Xiaomi Mi Mix 2, considerado de gama alta por sus interesantes características, como el potente procesador Qualcomm Snapdragon 835, o sus seis gigabytes de memoria RAM.

En el rango medio son interesantes las familias Redmi, Redmi Pro y Redmi Note. Entiéndase por «medio» que estos teléfonos tienen un procesador menos potente y algo menos de memoria RAM, pero son muy útiles para la gran mayoría de los usuarios.

De forma general, los Redmi casi nunca «se traban» en la multitarea, y son capaces de responder bien ante el cambio de aplicaciones de redes sociales, uso de multimedia u otro tipo de actividad con el teléfono.

Gratificante resulta además que Xiaomi ha mejorado su línea de productos a partir de la incorporación de mejores materiales en las gamas media y alta. Así, ya no es difícil encontrar en su catálogo un móvil con pantalla de cristal y carcasa de aluminio, en un acabado que brinda seguridad y confort al usuario.

¿Y para nosotros qué?

En términos de tecnología, afirmar que algo es lo mejor resulta arriesgado, especialmente si tomamos en cuenta que lo que hoy es lo último, mañana ya quedó superado por una mejor característica.

Sin embargo, para el entorno cubano el Xiaomi es un buen teléfono, así como lo es también la marca Huawei. Lo que, a diferencia de Huawei, que hoy ya lucha de tú a tú con Samsung y Apple —de hecho, ha desplazado a Apple en buena parte de Europa y se abre paso de forma abrumadora en América—, Xiaomi todavía resulta confuso para el público occidental.

Poniéndolo en claros términos, en nuestro país los teléfonos Xiaomi casi siempre gozan de buena cobertura y la conexión a la red de datos 3G la realizan de la mejor manera posible: en H+ (mejor estándar de velocidad de esa generación).

Si tomamos en consideración que la informatización de la sociedad cubana se basa, en buena medida, en tecnología de esa nación, no es desafortunado recomendar un teléfono como este, a medio camino de la fama, con precios que todavía no rozan la estratosfera, como sí lo hacen hoy marcas como Apple y Samsung.

Así es el Xiaomi Mix 2, buque insignia de la compañía

 Otro popular modelo es el Redmi Note 5

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.