Comenzó en comunidad rural el Congreso de los universitarios cubanos

De forma peculiar el VII Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria a nivel de brigadas reflexiona fuera de las aulas

Autor:

Zenia Regalado

En un hecho poco común, la FEU se fue a una comunidad rural a impactarla con su frescura y dinamismo, a reflexionar cuánto se puede hacer en un municipio cubano por transformar su entorno partiendo de la cultura, de la defensa de lo autóctono.

La CPA Quinto Congreso, de San Juan y Martínez, en la provincia de Pinar del Río, fue escenario del primer congreso del país en una brigada de la FEU, lo cual marcará el estilo de los debates que tendrán lugar a lo largo y ancho de la nación, pues más del 50 por ciento de la membresía de esa organización fundada por Mella radica en los municipios.

El primer debate suscitado en la tierra de los hermanos Saíz demostró la madurez que ha adquirido la universalización de la enseñanza.

Los delegados, pertenecientes en su mayoría al cuarto año de la carrera de Estudios Socioculturales, demostraron su sentido de pertenencia a ella, al analizar el grado de deterioro que presentan varias instituciones de su territorio, entre estas el museo municipal, la librería y la biblioteca, lo cual incide en el desarrollo de la sede universitaria, que tiene ya 800 alumnos.

No se detuvieron tan solo en el señalamiento del problema material, sino que manifestaron estar dispuestos a participar en la reparación de los locales.

Ante la falta de aulas para impartir la especialidad de Sociología, surgió la alternativa provisional de hacerlo en la casa de una de las alumnas. Las asignaturas no se han dejado de recibir, aunque con incomodidades.

Y esa fue la tónica de las reflexiones de los universitarios, quienes saben valorar que el programa de la Universalización no podía esperar a tener todo listo para comenzar, pero ahora tiene que ir resolviendo problemas esenciales.

La inmensa mayoría de los presentes en este primer intercambio de experiencias proceden del curso integral para jóvenes, y se mostraron agradecidos por esta oportunidad de sentir elevada su autoestima.

Uno de ellos, Arián Falcón Hidalgo, lo ilustró de una manera muy sencilla, pero emotiva: «Yo no era nadie en mi barrio, solo un desvinculado a quien nadie tomaba en cuenta, pero la FEU y la carrera de Estudios Socioculturales me enseñaron que podía llegar a ser útil, repartiendo equipos eléctricos o en otra tarea.

«Vinculado a otro de los programas de la Revolución —abundó— he conocido cómo viven los jóvenes de otros países latinoamericanos, y he comprendido cuántas oportunidades se nos dan a nosotros, que tenemos que aprender a valorar».

Danielys Cardoso Sánchez, madre soltera con dos hijos, fue otra de las que expresó su agradecimiento, y en correspondencia ha participado en las tareas de las Brigadas Universitarias de Trabajo Social (BUTS), que no solo han intervenido en la Revolución Energética, sino también en la búsqueda de alternativas de empleo durante su recorrido por los barrios.

¿Cómo han recibido los vecinos la llegada de la FEU a las comunidades?

Otro de los beneficiarios con este rejuvenecimiento ha sido el empleo del tiempo libre: se multiplican los festivales de aficionados, los eventos científicos y las copas deportivas.

En este último aspecto reconocieron que en un inicio la dirección municipal de deportes podía apoyar con sus implementos deportivos, pero ahora, como la Universidad ha crecido, resultan pocos, y por ello cuando llegan los Juegos Universitarios Guamá, a nivel provincial, «quedamos al campo», como se reconoció en una de las intervenciones.

Julio Martínez, primer secretario de la UJC, elogió los análisis hechos por los jóvenes y destacó que el VII Congreso de la FEU —del 18 al 20 de diciembre— también fortalecerá el trabajo de la organización política.

«Estamos motivando estas reflexiones en la brigada —significó el dirigente juvenil— como forma de retroalimentarnos acerca de las dificultades, de aquello que afecta el funcionamiento de la brigada de la FEU, para acompañarlos en que sean mejores universitarios cada vez».

Carlos Lage Codorniú, presidente de la FEU, recordó a los universitarios que habían cumplido con el derecho de ser delegados al VII Congreso de la FEU, demostrándolo con su participación en las reflexiones.

Destacó que si no se genera un espacio de debate, no se puede emprender la solución de los problemas, y en tal sentido puntualizó que para darle continuidad al Congreso hay que darle seguimiento a los acuerdos tomados en este primer encuentro.

El nombre y la acción de los hermanos Saíz, hijos de este terruño, aparecieron en varias de las intervenciones, en las que también se abordó la importancia del rescate de la historia local, a partir de la publicación de las biografías de mártires y de hechos acaecidos en este territorio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.