Reconocen labor cultural del Centro Pablo de la Torriente Brau

Con numerosas presentaciones concluyó el 20 Festival de Ballet. Continúa abierta la muestra Estados, del joven pintor Jorge L. Martínez Camilleri

Autor:

Gabriel

HOMENAJE AL CENTRO PABLOEl Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau es una de las más dinámicas instituciones cubanas, lo cual demuestra el enorme caudal de posibilidades que un pequeño puñado de compañeros es capaz de generar cuando se pone en ello toda la voluntad, incluso dejando a un lado la obra personal para impulsar la de todos, dijo el escritor Eduardo Heras León, en el acto de entrega de la Orden Alejo Carpentier a esa institución y la Distinción por la Cultura Cubana a María Santucho, su coordinadora general.

El Centro tiene una amplia trayectoria en la difusión del quehacer artístico nacional. Fundado en 1996, ha organizado más de 70 conciertos A guitarra limpia y ocho salones de Arte Digital. Además editó las Obras Completas de Pablo de la Torriente, y una colección de casetes y CD con las grabaciones de autores hispanoamericanos, atesoradas en el archivo del periodista Orlando Castellanos.

También ha presentado exposiciones de más de 50 artistas de la plástica cubanos y extranjeros, y otorga un premio y becas que estimulan las investigaciones de testimonio e historia oral. (Margarita Barrio)

ALGUNAS CIFRAS

Unas horas después de haber finalizado el 20 Festival Internacional de La Habana se supo que en esta cita mundial se efectuaron 29 funciones, de las cuales cinco tuvieron lugar en las subsedes de provincias.

En esta ocasión se realizaron ocho estrenos mundiales y 20 en Cuba, así como el Ballet Nacional incorporó a su repertorio el Vals de Moszkowsky, de Vasili Vainonen.

En total se representaron 57 títulos de 30 coreógrafos. Algunas de estas obras contaron con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica Nacional, la de Oriente y la del Gran Teatro de La Habana, dirigidas por los maestros Enrique Pérez Mesa, Elena Herrera y Giovanni Duarte.

Alrededor de 3 500 espectadores pudieron disfrutar de las presentaciones no solo de la compañía danzaria más importante de la Isla y del Ballet de Camagüey, sino también del Centro Coreográfico de Valencia, Farruquito y familia y Nafas Dance Company (España), así como de Cisne Negro (Brasil), Conjunto de Solistas del Ballet de Magdeburgo (Alemania) y Julio Bocca Ballet Argentino.

En este Festival estuvieron representados países como Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Dinamarca, Ecuador, Egipto, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Israel, Italia, México, Rusia, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Ucrania y Venezuela.

Entre exposiciones, muestras fílmicas, conversatorios, conferencias y presentaciones de libros sumaron 15 las actividades colaterales que se convocaron.

Hoy, la compañía que dirige Alicia Alonso parte hacia Brasil para luego actuar también en Argentina y Chile, en una gira que se extenderá hasta el 11 de diciembre. (José Luis Estrada Betancourt)

ÓLEOS DE CAMILLERI

Uno de los 15 cuadros que conforman la exposición Estados, de Jorge L. Martínez Camiller Continúa abierta en la galería Wifredo Lam (Ave. 51 y 122, Marianao), la muestra Estados, del joven pintor Jorge L. Martínez Camilleri, compuesta por 15 cuadros de mediano formato. Valiéndose de un texto martiano, donde el Maestro define al amor como un acto de florecimiento, Camilleri recrea el lado tranquilo de la sexualidad; ese momento donde la pasividad alcanza su mayor relieve: el despliegue de lo tierno.

Los asistentes podrán comprobar cómo la figura humana encuentra en Camilleri un oasis en todos los sentidos. Lo lúdicro flota desde la primera ojeada: desnudos femeninos y masculinos se mezclan en un remanso de colores fríos, para convivir luego con ligeros resplandores que denuncian el encuentro sostenido por la carne.

Resulta obvio que el creador apuesta por una comunicación inmediata, de ahí que el lenguaje sea directo, más no exento de lirismo. De ahí también que la expresión de los rostros sea determinante: son ellos, con sus aprensiones y placeres consumados, los que marcan el ritmo interno del gran mural.

La exposición ha tenido una particularidad: primero el autor presentó los cuadros por separado, y más tarde los unió a modo de rompecabezas, lo que propició, sin dudas, un modo distinto de lectura y el encuentro con otros significados. (Randol Peresalas)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.