Pianista Frank Fernández en Rusia, una reverencia a cultura cubana

Para el gran maestro caribeño, tocar el afamado concierto número dos de Serguei Rajmaninov constituye una concesión a la escuela de piano de la mayor de Las Antillas

Autor:

Juventud Rebelde

El concierto del pianista cubano Frank Fernández en el reestreno de la remozada Gran Sala Tchaikovsky, con el afamado concierto número dos de Serguei Rajmaninov, constituye este martes una reverencia para la cultura cubana y latinoamericana, destaca PL.

Para el gran maestro caribeño, tocar la pieza para piano y orquesta más rusa que existe constituye una concesión a la escuela de piano de la mayor de Las Antillas y un privilegio hacerlo en la sala de mejor acústica de Rusia y una de las seis mejores del mundo.

Fernández, quien actuará el próximo jueves en la capitalina sala, declaró en exclusiva para Prensa Latina que siente un gran cariño por Rusia, un país con el cual ha tratado de mantener un contacto muy fluido.

Por otro lado, el autor de más de 650 obras señala que dedicó mucho tiempo a promover a los padres de la música tradicional cubana como la de Ignacio Cervantes y Manuel Saumell, pues grabó todas las danzas y contradanzas en un disco, por primera vez en el mundo.

Además el pianista, compositor y pedagogo, que cursó estudios en el Conservatorio Tchaikovsky, en 1985 hizo el primer disco de Ernesto Lecuona, titulado «Lecuona plays Lecuona», 30 años después de que su música estaba ausente en las discográficas de la isla, apuntó.

Adelantó que a su regreso a La Habana, además de cumplir con una deuda de concluir un DVD con música de Frederic Chopin y grabará los cinco conciertos de Luadwing van Beethoven, el único latinoamericano en hacerlo todos hasta este momento.

Además, el gran maestro esta invitado a una actuación en julio venidero en la Opera de Berlín y prevé una gira por las ciudades germanas de Hamburgo, Colonia, Frankfurt y la propia Berlín.

El concertista cubano, quien inició su relación con el piano a los cuatro años, estimó que era necesario rescatar el nivel de los vínculos culturales. La visita de mayo de este año a Rusia de la Sinfónica Nacional de Cuba es un aporte en ese sentido, apuntó.

La dirección de la Orquesta Sinfónica de Moscú estará cargo del holandés Arthur Arnold, con quien acude al primer ensayo esta jornada el también compositor cubano para asentar la química de decenas de músicos de la orquesta, el pianista y el conductor en una sola pieza.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.