Cuba y China: amistad con raíces profundas

Reitera el Ministro de Relaciones Exteriores de la nación asiática los compromisos de su país con la Isla, en diálogo con JR

Autor:

Nyliam Vázquez García

Los buenos amigos están en permanente renovación e intercambio. De muchas maneras se complementan y, en ocasiones especiales, necesitan mirar el camino, conversar sobre certezas y retos. La visita a nuestro país del ministro de Relaciones Exteriores de China, Yang Jiechi, en el año en que ambas naciones celebran medio siglo de relaciones diplomáticas, se llenó de significados profundos. No habló para los lectores de JR de una amistad lejana como la distancia misma que nos separa geográficamente, sino de la hermandad profunda entre dos pueblos que hoy, más que nunca, necesitan «una cooperación sustancial».

Mucho de su emoción particular por esta primera visita oficial a Cuba en ocasión del aniversario 50 de las relaciones, se tornó palabras. Yang Jiechi conversó sereno, a pesar de su apretada agenda.

«La amistad entre China y Cuba ya está profundamente enraizada en nuestros pueblos», expresó tras recordar que nuestro país fue el primero en Latinoamérica que reconoció a la República Popular China. Y como para honrar la memoria de ese pueblo, luego comentó que en todos estos años, ambos países han sido capaces de superar toda clase de pruebas.

«Creo que el desarrollo de nuestras relaciones contempla perspectivas muy amplias y enormes potencialidades», apuntó y luego su afirmación fue categórica: «Yo tengo plena confianza en las perspectivas de nuestras relaciones».

Unas horas después de su encuentro con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, quien lo calificó como «un permanente y antiguo amigo de Cuba», el Canciller chino anunciaba satisfecho que su visita había logrado «resultados bastante importantes».

«Ambas partes manifestamos el interés de seguir intensificando los contactos y las visitas de alto nivel entre nuestros partidos, gobiernos y parlamentos, en aras de mayor conocimiento mutuo y cooperación», apuntó.

Durante el diálogo con JR, el Canciller chino subrayó el hecho de que durante el primer semestre de este año, el comercio bilateral ya superó los 900 millones de dólares con un crecimiento de un 34 por ciento, muestra —a su juicio— de «una gran complementariedad económica entre nuestros dos países».

«Constatamos que se han abierto una infinidad de áreas de cooperación en materia comercial y de inversión, sobre todo en lo relacionado con la maquinaria, electrónica, minería y agricultura». Además, mencionó que ambas partes están de acuerdo en incrementar la cooperación en áreas como la cultura, la educación y la salud pública.

También valoró positivamente los programas en marcha. «Sentimos una gran satisfacción por el desarrollo de proyectos como el Instituto Confucio en la Universidad de La Habana, así como los hospitales oftalmológicos en China con inversión mixta», mencionó, al tiempo que destacó el modo en que nuestros pueblos, a pesar de ser ya «grandes amigos», mantienen un gran interés por aumentar los intercambios.

A su juicio, se debe aprovechar el contexto para promover los proyectos conjuntos, al tiempo que es necesario «continuar despertando el interés entre los jóvenes de ambos países».

«Creemos que el quincuagésimo aniversario representa un nuevo punto de partida para la futura etapa de nuestras relaciones», apuntó.

En los retos para China y Cuba también se detuvo el distinguido visitante.

«La situación internacional actual es sumamente complicada y es imprescindible para ambos países la coordinación frente a la importante tarea de preservar y promover la paz, la estabilidad y el desarrollo tanto regional como internacional, para defender mejor nuestros intereses y los del resto de naciones en desarrollo», subrayó Yang Jiechi. En ese sentido, también apuntó que Cuba y China comparten un lenguaje común en la arena internacional.

«Queremos expresar lo mucho que apreciamos el firme compromiso de Cuba hacia la política de una sola China, y también el apoyo que siempre nos ha brindado en las distintas áreas, incluyendo los foros internacionales».

Más adelante, el Canciller chino destacó especialmente el intercambio de visitas de alto nivel entre ambos gobiernos. Aseguró que las estancias en la Isla del presidente chino, Hu Jintao, y del presidente del Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular, Wu Bangguo, así como la visita a China del titular del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, inyectaron un gran dinamismo a nuestros intercambios.

«En este año del aniversario 50, es más importante aún mantener estos contactos», expresó.

Aunque ya lo había expresado, el Canciller chino reiteró la declaración de principios que formulara en sus palabras matutinas, luego de la firma del más reciente acuerdo entre ambas naciones.

«Siempre vamos a ofrecer nuestra ayuda para aportar al desarrollo económico y social de la Isla en la medida de nuestras posibilidades».

Entonces, también expresó: «Nosotros apoyamos a Cuba en su lucha por preservar su soberanía e integridad».

Sí, los buenos amigos están en permanente renovación e intercambio. Tanto a Cuba como a China le sobran las razones, acumuladas en la labranza de medio siglo.

Firman convenio de cooperación

El ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China, Yang Jiechi, y su homólogo cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, sostuvieron conversaciones oficiales este sábado, tras lo cual participaron en la firma de un nuevo acuerdo entre nuestras naciones.

El convenio de Cooperación Económica y Técnica entre los gobiernos de los dos países fue suscrito por la embajadora extraordinaria y plenipotenciaria del país asiático en La Habana, Liu Yuqin y por la parte cubana, por el viceministro primero del Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Orlando Hernández.

Su rúbrica es expresión de la cooperación entre dos naciones que defienden los ideales del socialismo.

El Canciller chino aseguró sentirse muy satisfecho con el «amplio y profundo» intercambio sostenido con su homólogo cubano, al tiempo que destacó los estrechos vínculos entre las cancillerías de ambas naciones, y el interés de fomentar, con esta visita, las relaciones bilaterales y también la comunicación y la cooperación en los foros internacionales y regionales.

Más adelante destacó la importancia  y el peso de nuestro país en el contexto latinoamericano y caribeño. Cuba «está jugando un papel muy positivo para promover la paz y la estabilidad, y el desarrollo regional», expresó.

Con anterioridad a las declaraciones del visitante, Bruno Rodríguez Parrilla destacó las históricas relaciones entre Cuba y China, y el modo en que hemos estado juntos en los más difíciles momentos. También subrayó los desafíos comunes a los que se enfrentan nuestros pueblos.

«China es un gran país, que representa un referente moral», afirmó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.