Sin condón… ¡Ni pensarlo!

Cuba incrementa el consumo anual de preservativos, que este año debe ser de alrededor de 70 millones de unidades. La importación oportuna, con las consiguientes garantías de calidad, deben impedir que se repita otro desabastecimiento, como sucedió en los primeros meses del año

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

No fueron pocos los que acudieron meses atrás a las farmacias y a otras entidades en busca de condones, y ante su ausencia, sin conocer las razones, compartieron rumores que trascendieron espacios y lograron colocarse, incluso en aquellos que destinan los medios de comunicación, como nuestro diario, al intercambio de criterios con los lectores.

Escaseaba el producto, pero existía la Resolución NF-8, documento que explicaba las causas del desabastecimiento en la red de farmacias y otros establecimientos del país, relacionadas con el proceso de verificación de la calidad de los preservativos, cuya fecha de vencimiento registraba el 2012 como fecha tope.

Este miércoles representantes del Ministerio de Salud Pública (Minsap) y de otras instituciones afines ofrecieron información detallada sobre la situación con la compra, distribución y calidad de los condones, entre otros aspectos, en encuentro con la prensa en la sede del Minsap.

Allí, el doctor Rafael Pérez de la Iglesia, coordinador de la línea de condones del Centro Nacional de Prevención VIH/sida, explicó que el país compró en 2009 un lote procedente de China, registrado con la marca Momentos, con un límite temporal de vencimiento de tres años reflejado en la etiqueta, a pesar de que el fabricante realizaba los estudios de estabilidad y de otros indicadores que avalaba su empleo por un período de cinco años.

«En los meses de julio y agosto de 2012 nos comunicamos nuevamente con el fabricante para obtener las declaraciones pertinentes en torno a la calidad del producto y su uso hasta 2014, teniendo en cuenta que contábamos aún con un volumen considerable de condones de este tipo que no podíamos desechar si podía ser utilizado.

«La carestía de preservativos que presentó el país en estos primeros meses del año responde precisamente a que, luego de recibir la confirmación y avalar las cualidades de uso del producto, fue menester iniciar el proceso de reetiquetado».

Los ritmos de reenvase de los condones no resultaron lo suficientemente rápidos ante la demanda de la población, por lo que no fueron así tampoco los ritmos de cambio y de abastecimiento en las entidades, añadió Pérez de la Iglesia. «Se trata de un proceso que realizamos de manera manual, al inicio solo en la capital y después en todas las provincias, y en el que se enfrentaron, además, algunas deficiencias».

Los trabajadores de las farmacias, establecimientos gastronómicos y de comercio, entre otros, donde se expenden condones, tenían la obligación de explicar esta situación, acotó la licenciada en Farmacia Coralia Mesa Gómez, del departamento de Servicios Farmacéuticos del Ministerio de Salud Pública (Minsap), quien reconoce que no en todos los casos se asumió esta responsabilidad como se debía.

Más allá de la situación puntual que despertó incertidumbre ante la necesidad de respuestas que no siempre llegaron a tiempo, resulta vital acercarnos al mecanismo de obtención, comercialización y distribución de los preservativos, en tanto se registra en el país un consumo promedio mensual de hasta seis millones de unidades, cifra que se incrementa, por fortuna, como reflejo del nivel cultural que alcanza nuestra población con respecto a la prevención de infecciones de transmisión sexual, VIH/sida y embarazos no deseados.

¿De dónde, cómo y hasta cuándo?

Los principales productores de condones en el mundo se encuentran en China, la India, Malasia, Corea y otras regiones asiáticas, y es allí donde Cuba realiza su labor investigativa y de control de la calidad, a través de Medicuba, para obtener cada vez productos con mejores condiciones que puedan satisfacer las necesidades y requerimientos de nuestra población.

La ingeniera Dulce María Martínez Pereira, subdirectora de Equipos y Dispositivos Médicos en el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed) precisa que como parte de la búsqueda del mejor proveedor deben realizarse inspecciones en las fábricas y la posterior evaluación del producto en el país.

«El proveedor debe presentar toda la documentación requerida y esperar por el otorgamiento nuestro del registro sanitario para circular en el país, entre otros trámites como los relacionados con la licencia y el autorizo del registro».

Como todo producto que se importa para su uso en el Sistema de Salud, trabajamos a partir de una demanda inicial que en este caso es respaldada por expertos en el tema, la mayoría del Centro Nacional de Prevención VIH/sida y el análisis que realiza el departamento de Planificación Física del Minsap, puntualiza el doctor Francisco Javier Medina Feijóo, director de la Empresa de Suministros Médicos (Emsume).

«En 2012 Cuba consumió aproximadamente 59 millones de unidades de condones y pronosticamos que este año termine con un consumo cercano a los 70 millones. Por ello, aunque todavía tenemos un volumen considerable de condones Momentos, con fecha tope en diciembre de 2014, ya estamos inmersos en el proceso de compra y certificación de 49 millones de unidades procedentes de Malasia y la India, que con la marca de Vigor, cubrirán la demanda de este año, la del siguiente y la del primer trimestre de 2016», subrayó Medina Feijóo.

La solicitud de esa cantidad de preservativos, con límite de uso por cinco años, se realizará de manera escalonada en diferentes etapas del año, agregó. «No debe haber ningún problema que obstaculice el abastecimiento de este producto en las diferentes entidades del país, pues ahora está asegurado y los ciclos de arribo se están cumpliendo».

Es el grupo de planificación del Minsap quien elabora los planes de distribución, acotó Medina Feijóo. «Emsume es un distribuidor mayorista para clientes como el Ministerio de Comercio Interior y la Empresa Nacional de Medicamentos, Gastronomía y Comercio, entre otros».

El precio de los preservativos es subsidiado en el país, agrega, teniendo en cuenta que cada caja de tres unidades nos cuesta alrededor de diez centavos dólar, precio que se triplica en el caso del condón Vigor. «No en balde debemos seguir políticas de restricción en la aduana, por ejemplo, porque el producto con ese valor es muy demandado, incluso por quienes viven en el exterior».

Cuando el producto se agota en una farmacia, por ejemplo, se realizan procesos de nivelación con otras y se toman medidas para contrarrestar esa carencia temporal, pues cada semana, al igual que sucede con los medicamentos, se suministran condones en cada unidad, agregó Mesa Gómez.

El incremento en la demanda de los condones es una buena señal, advierte la doctora Rosaida Ochoa, directora del Centro Nacional de Prevención de VIH/sida. «Nuestra entidad realiza monitoreos de manera sistemática para detectar el nivel de satisfacción de la población con el producto en relación con la imagen, la calidad y el tamaño, entre otras características, y también para conocer el nivel de consumo».

Aunque «Cuba no tiene a su disposición las materias primas imprescindibles para producir preservativos, sí trabaja en la identificación de la imagen para motivar más a las poblaciones vulnerables en torno al empleo del condón» No debemos perder de vista que las marcas de los condones son cubanas, enfatizó, Pérez de la Iglesia.

Para prestigiar Momentos, Vigor, Vigor + (dos condones y un lubricante) u otras marcas, destaca, Cuba se empeña en encontrar proveedores de calidad, como sucede con los proyectos de colaboración con el país, de los que provienen esas tiras de condones que ofrecemos en las campañas y actividades educativas de manera gratuita».

Considera Ochoa que la situación generada en torno a este producto en los últimos meses demostró que en la actualidad, a diferencia de lo que sucedía una década atrás, es mayor la utilización del condón, sobre todo por los jóvenes, aunque todavía es necesario incrementar más esos niveles de consumo.

Al respecto alerta la doctora María Isela Lantero, jefa del Departamento de VIH/sida en el Minsap, que se registran en los últimos años poco más de 800 casos anuales de VIH en el país, con un aumento considerable de infecciones de transmisión sexual (ITS).

«Acudir al uso del condón es una práctica más frecuente en la actualidad que en épocas pasadas, pero todavía se registran no pocos casos de complicaciones tardías de las ITS como el cáncer cérvico-uterino, el embarazo ectópico e infertilidades. «Se presentan cuadros de flujos vaginales, de dolores en la región baja del abdomen en las muchachas y otros en los varones, quienes continúan siendo el grupo poblacional con mayor incidencia en los casos de VIH/sida y de ITS».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.